Banco de la República publico hoy su primer informe de política monetaria

Laura Lucía Becerra Elejalde - lbecerra@larepublica.com.co

Durante la presentación del primer informe de política monetaria del Banco de la República, en la que participaron el gerente general del Emisor, Juan José Echavarría, y el gerente técnico de la entidad, Hernando Vargas, el funcionario aseguró que desde el Equipo Técnico se estimó que el impacto de ciertas presiones inflacionarias, derivadas de la tasa de cambio, tendrán un efecto más persistente de lo esperado.

"A diferencia de los informes anteriores, nuestro pronóstico incluye una medida de las presiones inflacionarias derivadas de la tasa de cambio. Así como tenemos brechas del producto para medir presiones inflacionarias por el lado de la demanda agregada, brechas de tasa de interés para medir cuan expansiva o contractiva es la política monetaria, ahora tenemos una brecha para medir las presiones inflacionarias derivadas de la tasa de cambio", explicó Vargas.

El gerente técnico explico que la medición estima dichas presiones a partir del efecto de la tasa de cambio en la demanda agregada, vía exportaciones netas, y su impacto en los costos, y que la el calculo de la brecha se consigue tras el cálculo de la diferencia entre la tasa de cambio real observada, y un nivel tendencial de la tasa de cambio, asociado en el largo plazo.

Según el gerente técnico, algunas presiones globales, la desaceleración de la economía y el comercio global, así como el precio del petróleo, también incidirán en la economía nacional.

"Estamos esperando una menor dinámica de la demanda mundial de petróleo, que se reflejaría en un menor precio del petróleo en el horizonte de nuestro pronóstico", destacó Vargas, pues en julio el precio del barril de Brent se tenía en US$63, y a hoy el pronóstico está en US$59.

De acuerdo con Vargas, "las presiones inflacionarias transitorias derivadas de la tasa de cambio serían más persistentes que lo anticipado en el Informe de julio", situación derivada de una aparente desconexión entre la tasa de cambio y tendencia de sus determinantes tradicionales, a una depreciación mayor y posiblemente más persistente que lo esperado en  julio, sin embargo, aclaro que "de todas formas, la desviación es transitoria y sus efectos en la inflación se diluirán".