miércoles, 16 de abril de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Colprensa

“Como afirmé con contundencia en una entrevista radial, el gerente de Colanta, Genaro Pérez, miente cuando afirma que la cooperativa le ha aportado al Fondo Nacional del Ganado 30.000 millones de pesos, pero no se sienten representados”, dijo Lafaurie en respuesta a una carta de Colanta al gobernador del Cesar. En ese sentido Lafaurie considera como una verdadera confabulación para atacar a la federación, cuando está pronto a renovarse el contrato para administrar la parafiscalidad ganadera. 

“Insisto. Durante los veinte años de existencia del Fondo Nacional del Ganado, ningún afiliado a Colanta ha aportado un solo peso, y en cambio, totalmente gratis, con los recursos de los ganaderos de todo el país han recibido los beneficios del Fondo, como la vacunación subsidiada contra la fiebre aftosa y la vacunación gratuita contra la brucelosis; además, de capacitación y otros servicios”, aseguró. 

Lafaurie aclaró que los recursos que Colanta ha girado al Fondo Nacional del Ganado son por las compras de leche a ganaderos no cooperados, como lo tiene que hacer cualquier otro recaudador. 

“Genaro tiene muy clara esa situación, pero utiliza las medias verdades para confundir al país y atacar al Fedegán. Y lo tiene muy claro” -precisó Lafaurie- “porque fue él mismo quien hace veinte años obtuvo esa exención, que además es voluntaria. Otras cooperativas en el país aportan al Fondo Nacional del Ganado por las compras a sus cooperados, pero Colanta siempre ha hecho uso de la exención y sus afiliados no han puesto un solo peso”. 

“Espero que el Gobierno obre con neutralidad y sujeto a la Ley, porque lo que se percibe en los medios es una curiosa andanada de ataques, a la que, por supuesto, se sumó el exministro Juan Camilo Restrepo, quien sigue repitiendo las mentiras de la auditoria que, despreciando la gestión de la Contraloría, contrató a un costo de 1.000 millones de pesos con cargo al erario, auditoría cuyos resultados ya fueron desestimados por la Contraloría misma. El actual ministro debería emplazarlo, pues, según Restrepo, el ministerio se burocratizó y todo empezó a funcionar mal a su salida; y el presidente también debería llamarlo a cuentas, pues también a su salida -antes no- empezó a fluir a rodos la mermelada en las entidades del sector agropecuario”, sigue diciendo José Félix Lafaurie. 

“Es hasta comprensible que el exministro la emprenda contra Fedegán para ganar protagonismo y vender bien su libro, al fin y al cabo, es lo que ha hecho los últimos años; pero que se vaya contra el Gobierno del que hizo parte y haga tan mezquinas acusaciones, es sencillamente inaudito”, concluyó Lafaurie.