La secretaría de educación trabaja en alianzas con entidades públicas y privadas para mantener apoyos alimenticios en los niños

Alejandra Uribe

En medio de la crisis por el Covid-19 que exige una cuarentena y aislamiento obligatorio, la Secretaría de Educación de Bogotá, con 790.253 estudiantes a cargo, creó un plan estratégico para llevar hasta las casas de los niños, niñas y jóvenes, no solo las actividades académicas, sino también la alimentación escolar que, para muchos, es la única ración del día.

En primer lugar, la Secretaría de Educación tuvo que solucionar el problema académico. Para este fin, en la primera semana de emergencia envió guías en físico a los estudiantes y estas fueron reclamadas por los padres de familia en las instituciones educativas.

Sin embargo, y tras la declaratoria de cuarentena, se creó la estrategia ‘Aprende en Casa’, diseñada para padres de familia, profesores, orientadores y estudiantes, con el fin de crear actividades pedagógicas flexibles que permitan a todos continuar su proceso de aprendizaje desde casa.

LOS CONTRASTES

  • Edna BonillaSecretaria de Educación

    “No podemos parar, hay que llegar a toda la comunidad. Hay que garantizar que todos los servicios lleguen y que todos tengan su alimentación. Para eso se han creado mesas de apoyo técnico”.

La medida se apoya en medios digitales e impresos para llegar a toda la población educativa. Para eso se habilitó el sitio web www.redacademica.edu.co. Un espacio digital que se actualiza de manera permanente y donde están todos los recursos académicos para la continuidad de los cursos desde el primer grado de primaria hasta el curso undécimo de bachillerato.

Otra dificultad es que 30% de los estudiantes no tiene acceso a internet. Por ello es que la estrategia se apoya en alianzas con Canal Capital, Idartes y la Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte.

Con Canal Capital se inició la emisión de contenidos pedagógicos en dos franjas horarias. Desde el lunes 23 de marzo se implementó esta alianza con la proyección de programas educativos de 8:00 a.m. a 10:00 a.m. y con repetición de 2:00 p.m. a 4:00 p.m.

“Para cada uno de los contenidos, la Secretaría elaboró fichas pedagógicas, para uso de los docentes. Estas se publicarán junto con la parrilla de contenido televisivo en el micrositio de ‘Aprende en Casa’. Además, la alianza con Idartes y la Secretaría de Cultura permitió entregar 10.581 libros de la colección “Libro al Viento” a igual número de jóvenes de básica secundaria y media de los colegios oficiales. Estos libros corresponden a títulos de literatura colombiana y universal pertinentes a la edad y nivel educativo de los estudiantes, entre los que se cuentan: Fábulas de Tamalameque, de Manuel Zapata Olivella, Bodas de Sangre, de Federico García Lorca y la Antología Bogotá Contada, entre otros. Los textos se entregaron en los colegios junto con los refrigerios”, afirmó Edna Bonilla, secretaria de Educación de Bogotá.

En segundo lugar, y como respuesta no solo al reto académico, sino también al compromiso alimentario, la cartera de Educación tomó medidas para entregar los refrigerios escolares a todos los alumnos, que incluyen a 14.694 estudiantes que están en la ruralidad que reciben kits alimentarios para que sus padres de familia preparen su comida en casa.

En ese orden de ideas, el Programa de Alimentación Escolar (PAE) ha operado en dos etapas. En la primera se entregaron refrigerios en los colegios distritales que lo solicitaron.

En una segunda etapa se rediseñó el esquema de entrega a partir de la semana del 23 de marzo que exige que el padre o acudiente diligencie un formulario a través de la página web www.educacionbogota.edu.co.

Todo esto permite validar la información y hacer un cruce de bases de datos para corroborar la existencia de los estudiantes en el sistema, otorgándoles el paso al siguiente nivel que es la adquisición de un bono de alimentación por $50.000 a través de mensajes de texto.

El bono solo se puede usar para redimir alimentos en 98 almacenes, supermercados o lugares de distribución ubicados en todas las localidades de la ciudad. Igualmente, los padres de familia que no tengan acceso a internet, tendrán ayuda telefónica en la línea 324100.

“Hemos recibido a la fecha cerca de 500.000 solicitudes de padres de familia que aseguran necesitar el refrigerio escolar. A esos padres de familia les llegó el mensaje de texto a su celular que indica que tienen el bono y el agendamiento de la cita para poder ir a adquirir sus alimentos en los supermercados más próximos, ya que hemos hecho una georreferenciación para que acudan a los mercados más cercanos a sus lugares de vivienda. Así mismo, durante la compra, los padres tienen acompañamiento por parte de asesoras con su debida protección para que elijan los alimentos adecuados y se cumpla con los protocolos de salubridad”, resaltó Bonilla.

Sin embargo, en los últimos días, las filas para reclamar los alimentos han sido extensas, ya que según los padres de familia no hay organización ni comunicación entre ellos y la Alcaldía Mayor de Bogotá. Esta situación, según la secretaria de Educación, se debe a que los padres de familia no respetan los horarios asignados para redimir el bono por comida. Por eso, insiste en que se deben acatar las citas para de esta forma evitar aglomeraciones en los alrededores de los supermercados.

Desde la cartera de Educación también tienen un Plan B para aquellos alumnos que no han solicitado ninguna ayuda debido a diferentes situaciones. Este se trata de la iniciativa ‘Búsqueda Activa’. Una estrategia con la que los funcionarios de la Secretaría van casa por casa, según las bases de datos, buscando e invitando a los estudiantes para que tomen las clases y que además obtengan todos los beneficios de alimentación.

“No podemos parar, hay que llegar a toda la comunidad. Hay que garantizar que todos los servicios lleguen y que todos tengan su alimentación. Se han creado mesas de apoyo técnico y apoyo pedagógico para poner en funcionamiento los canales de comunicación con la comunidad educativa”, aseguró la líder de la entidad distrital de Educación.

La tarea no para allí. Ante una eventual prolongación de la cuarentena nacional, la Secretaría de Educación trabaja en alianzas con cajas de compensación, Maloka, Ministerio de Educación, Instituto para el Desarrollo Pedagógico, la Fundación Empresarios por la Educación y la Cámara de Comercio de Bogotá para lograr insumos de apoyo para las familias.

Los espacios virtuales académicos dosificarán los contenidos y se buscarán más mecanismos para la difusión de contenidos a través de medios impresos y también de la mano de la radio para divulgar información por medio de podcast.