Esta semana el Dane revelará el dato y los analistas señalan que, aunque enero y febrero arrancaron con una dinámica mejor que la de 2019, marzo sufrió efectos del covid-19

Adriana Carolina Leal Acosta

Aunque la dinámica económica arrancó con fuerza en enero y febrero, y según el indicador de seguimiento de la economía (ISE) del Dane, la expansión fue de 3,3%, mayor a 3,2% de esos meses de 2019; esa buena racha se cortó con el avance del covid-19, que impactó a la economía en el tercer mes del año.

Ese efecto marcará una inevitable desaceleración en la producción del país, la cual se constatará este viernes cuando el Dane revele el dato del PIB de enero a marzo, el cual será un abrebocas de la que se espera sea la peor recesión de la historia reciente de la nación.

De acuerdo con los analistas, en el primer trimestre la economía no llegaría ni a 2,5% de alza, pues los pronósticos revelan un rango de crecimiento entre, -0,3%, la visión más pesimista dada por Corficolombiana y de 3,5%, en el mejor de los escenarios, según Fedesarrollo (ver gráfico).

“Nuestra proyección tiene en cuenta que seis días hábiles fueron comprometidos por la cuarentena, y lo que hemos visto, por diversas fuentes, es que el aislamiento tiene un efecto muy negativo en el gasto de los hogares, y por tanto, sobre toda la economía”, explicó José Ignacio López, director de investigaciones económicas de Corficolombiana.

LOS CONTRASTES

  • Marcela EslavaDecana de Economía de la Universidad de los Andes

    “Nuestras cuentas sugieren caídas en la actividad de alrededor de 15% cada mes que conjugan la crisis sanitaria y la interrupción de trabajos no esenciales, comparado con el año pasado”.

  • José Ignacio LópezDirector de estudios económicos de Corficolombiana

    “Nuestra proyección tiene en cuenta que seis días hábiles en marzo fueron en cuarentena y lo que hemos visto es que esto tiene un efecto muy negativo en el gasto de los hogares, y, por tanto, en la economía”.

Así las cosas, al promediar las proyecciones de seis grupos de estudios económicos del país, incluyendo al equipo técnico del Banco de la República, se concluye que el PIB del primer trimestre sería cercano a 2,1%.

Este dato coincidiría con los expertos del Emisor, dado que el Banco Central, en el Informe de Política Monetaria publicado en abril, con las actualizaciones de sus perspectivas, habla de un crecimiento de 2% del PIB entre enero y marzo de 2020.

“Se espera que en el primer trimestre de 2020 el crecimiento del PIB registre una desaceleración importante, estimación que hasta hace menos de dos meses no era posible prever”, señaló el Banco de la República en ese documento.

Frente a esto, Carlos Caballero, profesor de la Universidad de los Andes, dijo que “si la proyección del Gobierno es una contracción de 5,5% del PIB para el año y los dos primeros meses fueron positivos es muy probable que marzo hubiera sido cero o negativo y que el segundo trimestre muestre una caída muy fuerte, de entre 8% y 10% y que, para el segundo semestre, las caídas sean más moderadas, pero caídas al fin y al cabo”.

Ahora bien, cabe señalar que antes de la pandemia todos los pronósticos eran optimistas y de hecho, ambiciosos, pues luego de haber logrado un crecimiento de 3,3% en 2019, la perspectiva generalizada era que en 2020 se consolidaría esa alza.

De hecho, al promediar los cálculos de los mismos centros de investigación que fueron hechos de manera previa a la emergencia, y a la caída de los precios del petróleo, se esperaba que el PIB a marzo subiera cerca de 3,1%.

En este caso, los más optimistas eran los economistas del Grupo Bolívar, quienes preveían una expansión del PIB de 4,3% en el primer trimestre, y los más moderados eran nuevamente los analistas de Corficolombiana, quienes esperaban un crecimiento de 3,1%. Además, la visión oficial del Emisor era que el PIB variaría 3,4% entre enero y marzo de 2020.

“Antes de la pandemia, esperábamos un crecimiento en el primer trimestre cercano a 4% anual, pero ahora esperamos 1%. Esta cifra ya incluye los efectos de la pandemia desde marzo, aunque la desaceleración es menos fuerte porque a comienzos del año la economía estaba creciendo bien, y amortiguó el mal mes de marzo”, señaló Juana Téllez, economista jefe de Bbva Research.

Este año sufrirá la peor contracción económica de la historia reciente

De acuerdo con el Ministerio de Hacienda, el PIB podría caer -5,5% al cierre del año, como consecuencia de la cuarentena nacional y la parálisis en la productividad, pero además de la lenta recuperación que esto supondría. Sin embargo, el Banco de la República habla de un rango de -2% y -7%. “En el año, con este choque viral-petrolero, la perspectiva del PIB es de entre -2,7% y -7,9%”, señaló Luis Fernando Mejía, director de Fedesarrollo.