viernes, 21 de octubre de 2016
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ximena González - xgonzalez@larepublica.com.co

“Percibimos problemas de eficiencia que afectan la competitividad industrial, y eso nos lleva a que tengamos problemas muy frecuentes”, indicó. 

En ello también coincidió Mónica López, presidenta ejecutiva de la Asociación Colombiana de Comercialización de Energía, quien subrayó que es prioridad desarrollar la competencia como una fuente de eficiencia. 

Dentro de las propuestas que surgieron durante el último día del Congreso MEM que se realizó en Cartagena, para darle una solución a este problema  que enfrenta el sector, Katherine Simancas, directora técnica sectorial de Energía y Gas de Andesco, subrayó que es necesario un cambio de la matriz energética por una más eficiente. “Se necesitan contratos a largo plazo, capacidad de resiliencia, nuevas tecnologías y pasar de ser un país productor primario al más industriado para enfrentar retos que tenemos”.

Entre tanto, Angela Montoya, presidenta de Acolgen, dijo que Colombia no puede seguir pensando únicamente en la confiabilidad sin pensar en la competitividad para poder crecer como país. 

“Hay que pensar en que para la confiabilidad que quiere Colombia de 100%, cuánto están dispuestos a pagar los usuarios, porque eso alguien lo tiene que pagar, y la confiabilidad requiere redes redundantes, plantas de regasificación. Estamos de acuerdo con la industria de que debemos buscar contratos a largo plazo lo que evita que estén expuestos en bolsa en momentos de hidrología baja o un fenómeno como el de El Niño”, expresó Montoya. Quien además dijo que percibe una solidez en el sector y una canasta energética adecuada que requiere de un norte más claro. 

Por otro lado, Germán Castro Ferreira, director ejecutivo de la Creg, durante el cierre de la jornada se refirió al nuevo contexto centrándose en el mejoramiento de las prácticas regulatorias a través de un proyecto piloto que sirva como cumplimiento de recomendaciones Ocde. En la agenda de corto plazo está el tema de términos de contratos, expansión, precio de escasez, bolsa y fuentes no convencionales; así como la eficiencia de redes. 

Sin embargo, más allá de la eficiencia que aún requiere el mercado de energía, los participantes también señalaron que es necesario un trabajo conjunto y coordinado entre Gobierno, sector y demanda; el desarrollo de una política pública liderada por el Gobierno que brinde claridad sobre el futuro y la importancia del cuidado de la inversión presente y futura en el sector.

Se deben sustituir los activos que no sirven 

De acuerdo con María Luisa Chiappe de Asoenergía, la prioridad en generación la constituye la sustitución de activos ineficientes de manera integral, mientras en la transmisión lo hace la necesidad de desarrollar mecanismos para asegurar el cumplimiento de las restricciones, en distribución es la adecuada valoración del precio de los activos. Por su parte Mónica López, de la Asociación Colombiana de Comercialización de Energía propuso un rol más protagonista del comercializador en la dinamización de la respuesta y agregación de la demanda.

La opinión

Ángela Montoya
Presidenta de Acolgen

“Colombia no puede seguir pensando únicamente en la confiabilidad sin pensar en la competitividad, tienen que ser dos cosas que vayan de la mano”.

Enviada especial*
*Invitada por el CNO