La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Paula Delgado - pdelgado@larepublica.com.co

Así lo revelan los resultados de la Encuesta Longitudinal Colombiana (Elca) elaborada por la Universidad de Los Andes con el objetivo de medir los cambios de vida en los hogares, sus dinámicas, evolución, desarrollo, vulnerabilidad, acceso a servicios, entre otros.

Las entrevistas aplicadas a más de 10.100 núcleos familiares, donde se indaga por el consumo agregado total de bienes no durables, muestran que esta cifra creció 12,56% respecto a 2010. Sin embargo, si se compara con el gasto nacional que calcula el Dane con 240.000 hogares, este no representa ni la mitad del promedio del país: $1,6 millones mensuales.

Dado que el Departamento de Estadística no se centra en las diferencias entre la urbe y el campo y solo se calcula en algunas cabeceras municipales y sus alrededores, no es posible conocer en detalle su visión sobre este indicador. Sin embargo, si se toman como referencia los datos rurales se encuentra que el ingreso promedio fue de $457.000 mensuales en 2007 (último dato disponible).

El informe explica que el consumo proveniente de compras es el componente mayoritario para cuatro microrregiones (Atlántica media, Cundiboyacense, Eje Cafetero y Centro-oriente), donde el gasto per cápita pasó de $1,9 millones, a inicios de esta década, a $2,3 millones. Específicamente los departamentos del interior mostraron mayor crecimiento, llegando a 20,6%, cuando los demás no superan 10%.

Sin embargo, las regiones Atlántica y Cundiboyacense son las que más destacan en autoconsumo, es decir, en la capacidad de los hogares para producir alimentos en sus propios predios. En cuanto a transferencias (ayudas de familiares o del Estado), destaca la participación de la Costa Atlántica ($286.667) y el crecimiento (147%) de Centro-oriente.

Pero, cómo son los hogares rurales. De acuerdo con los datos del Censo Nacional Agropecuario (CNA) elaborado por el Dane, en promedio 3,32 personas componen un hogar. Sin embargo, este tiene unas particularidades que en conjunto llevan a concluir el envejecimiento de la población y, por ende, de la fuerza productiva.

Por ejemplo: se estima que 50,6% de los hogares cuentan con al menos un menor de 15 años, por el contrario, 39,5% de ellas se componen de mínimo un adulto mayor. Lo anterior permite calcular que el índice de envejecimiento, entendido como la relación de adultos mayores por cada 100 jóvenes, es de 51,7.

Calidad de vida
El CNA calcula que 45,5% de la población rural se clasifica como pobre. De acuerdo con la Misión para la Transformación del Campo Colombiano, iniciativa del Departamento Nacional de Planeación (DNP), los pobres extremos del campo son, por ingresos, 3,2 veces más pobres que los urbanos.

Uno de los informes del equipo liderado por el exministro José Antonio Ocampo concluye que 90% de la población rural presenta riesgos y privaciones que no le permiten una salida sostenible de la pobreza. De acuerdo con la Elca, lo anterior demuestra que los hogares rurales aún son sumamente vulnerables.

Acceso a la tierra y bienestar
Una de las conclusiones de la Encuesta Longitudinal es que el acceso a la tierra está significativamente asociados con el bienestar de los hogares. “La formalización de los predios está relacionada con un crecimiento de 58,1% en el consumo total y de 65,1% en el autoconsumo”, señala el informe. Así mismo, se advierte que la adquisición de nuevos predios puede impulsar la caída del consumo en 54%, mientras que si la tierra se vende este factor puede crecer hasta 98%.

Las opiniones

Ana María Ibáñez
Decana de la Facultad de Economía de Los Andes
“La Encuesta Longitudinal no solo muestra las dificultades por las que pasan los hogares, también nos permite ver cómo progresan las familias”.

Rodrigo Tejada
Economista de la Universidad de los Andes
“Al interpretar los resultados de la encuesta se debe tener en cuenta que en ese periodo de tiempo se dieron eventos únicos que no pueden verse como tendencias”.