Organismos internacionales y gobiernos del mundo ya tienen líneas de crédito y recursos para la atención, los medicamentos y la cura de la enfermedad

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co

La intensa expansión del Covid-19 en gran parte del mundo tiene en alerta ya no solo a las autoridades sanitarias, sino también a los organismos económicos multilaterales. Con más de 91.800 casos confirmados y alrededor de 3.200 muertes, ya se han anunciado un poco más de US$80.000 millones para atender la epidemia, que ya se expande por América Latina y la cual podría afectar los pronósticos de crecimiento para este año.

Los recursos destinados corresponden a nuevas líneas de crédito, así como esfuerzos fiscales de los países más afectados. Ayer, por ejemplo, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, anunció que se podrán desembolsar hasta US$50.000 millones a través de sus instalaciones para el financiamiento de emergencia a países de bajo ingreso y mercados emergentes.

“Lo que estamos haciendo en este momento es revisar país por país cuáles son las necesidades financieras. Nos queremos comprometer con estos países para asegurarnos de que conozcan este recurso y podamos responderlos de inmediato. (...) Estamos en una etapa temprana de compromiso, pero puedo asegurar que actuaremos muy rápido a medida que lleguen las solicitudes”, explicó.

El anuncio de la directiva se dio un par de horas después desde que el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) y el Banco Mundial anunciaran nuevos recursos para hacerle frente a dicha enfermedad. Mientras el primero ya destinó US$300 millones para la contingencia en Latinoamérica, el segundo reiteró la disponibilidad de US$12.000 millones para fortalecer los sistemas de salud en los países en vías de desarrollo.

“La CAF apoya a sus países accionistas en la atención y prevención de emergencias a través de facilidades de financiamiento y de recursos no reembolsables. El objetivo de esta línea de crédito es agilizar la aprobación de operaciones para la atención inmediata que permita salvaguardar la salud de la población”, explicó Luis Carranza Ugarte, presidente ejecutivo de CAF.

El Banco Mundial, por su parte, destacó que este capital anunciado prevé “ayudar a los países miembros a tomar medidas efectivas” para disminuir los impactos nacionales. De hecho, confirmó que de los US$12.000 millones, US$ 2.700 millones serán del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (Birf); US$ 1.300 millones de la Asociación Internacional de Fomento (AIF); US$ 6.000 millones de Corporación Financiera Internacional (IFC); y, el restante es la cartera actual del BM.

“Estamos trabajando para ofrecer una respuesta rápida y flexible a las necesidades de los países en desarrollo. Esto incluye financiación de emergencia, asesoría en las políticas y asistencia técnica. Estas soluciones aprovecharán las lecciones aprendidas de eventos similares en el pasado con el objetivo de minimizar los impactos económicos”, dijo ayer David Malpass, presidente del Banco Mundial, en rueda de prensa.

A estas ayudas también se suman las de Naciones Unidas, quienes ya liberaron US$15 millones del Fondo Central para la Acción en Casos de Emergencia (Cerf). Se trata, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), de un monto destinado para ayudar a financiar los esfuerzos mundiales para contener el Covid-19, pues, según dijeron, todavía hay altas posibilidades de contener la enfermedad y cortar la cadena de transmisión.

A la par de los anuncios de estas organizaciones, más gobiernos se han sumado a aumentar su presupuesto para atender la epidemia. Uno de estos países es China, que ya asignó US$15.580 millones (108.750 millones de yuanes) para comprar los medicamentos y utensilios necesarios para combatir el Covid-19.

Así lo confirmó el martes Fu Jinling, representante del Ministerio de Finanzas de ese país, quien añadió que las instituciones financieras de todos los niveles asignaron fondos para las necesidades de prevención y control. Según destacó, las instalaciones médicas cuentan con un financiamiento adecuado, por lo que dicho monto será para que los enfermos que acuden no queden en deuda.

LOS CONTRASTES

  • Kristalina GeorgievaDirectora gerente del FMI

    “Nos queremos comprometer con estos países (de bajo ingreso) para asegurarnos de que conozcan este recurso y podamos responderlos de inmediato”.

“Es muy probable que se extienda el contagio en más países de América Latina. No sabemos cuándo, ya que va a llegar en un momento en que seguramente, por ejemplo, se evidencie el contagio en países con los que tenemos bastante contacto, como Estados Unidos o España”, explicó Zulma Cucunubá, investigadora del Centro de Análisis de Enfermedades del Imperial Collegue London.

La bolsa común que completa los más de US$30.000 millones la comparte Estados Unidos. El país norteamericano planea gastar US$2.500 millones que irán para zonas de cuarentenas, investigación de vacunas y ayuda a los estados afectados. Los recursos, si bien aún están a la espera de la aprobación del Congreso de ese país, estarían disponibles en los próximos días.

La situación que se vive en Europa ya tiene a varios gobiernos haciendo cuentas para liberar más recursos fiscales. Si bien el domingo el jefe de la oficina de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas, Mark Lowcock, anunció US$15 millones del Fondo Central para la Acción en Casos de Emergencia (Cert). El anunció se dio luego de que la OMS elevó el riesgo global del brote a ‘muy alto’, el nivel máximo de evaluación de riesgos.

Es de resaltar que estos fondos de las Naciones Unidas se entregaron a la OMS y al Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef). Estos servirán para financiar actividades esenciales como la vigilancia de la propagación del virus.

En España, Italia y Francia, por su parte, ya se ha anunciado recursos, pese a que no se ha conformado los montos en total. No obstante, dicha situación ha obligado a que se cancelen grandes eventos en esos países, por lo que se estima habrán créditos flexibles y recursos que ayuden a sopesar el impacto económico de este tipo de cancelaciones.

El impacto económico ya se está calculando y el FMI dijo que revisará el crecimiento de la economía mundial, lo que iría en línea con la decisión de la Ocde de bajar sus pronósticos.

FMI revisará el crecimiento del PIB mundial por la epimedia global

La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, destacó que el crecimiento de la economía mundial será inferior este año que al de 2019 por el impacto que generará el coronavirus. Según dijo, en las próximas semanas el Fondo anunciará nuevas proyecciones de crecimiento para la región y el mundo. Es de resaltar que al cierre del año pasado el crecimiento global fue de 2,9%, y se estimaba que la expansión para este año sería de 3,3%. No obstante, la incertidumbre de la enfermedad permitirá que no se crezca al ritmo esperado.