sábado, 3 de diciembre de 2016
  • Agregue a sus temas de interés

David "Chato" Romero - dromero@larepublica.com.co

De acuerdo con la ministra de esa cartera, Clara López, “hemos hecho una nueva arquitectura para la negociación en la que no queremos un enfrentamiento entre partes sino una búsqueda de conciliación. Por eso lo haremos en una sede neutral y en una mesa redonda y así bajar la polarización para tener puntos de encuentro”. Y mientras los cambios de forma se pulen para este encuentro, las apuestas de sindicatos y empresarios muestran que no será una tarea fácil llegar a la concertación (como todos los años). 

Por el lado de los empresarios, la apuesta no va más allá de 6,5% basados en las expectativas de inflación para 2016 que, según la más reciente encuesta de expectativas del Banco de la República, se ubica en 5,69%. Según la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif) el escalamiento del sueldo mínimo está teniendo efectos negativos sobre la tasa de desempleo, la cual se estará elevando de 8,9% en 2015 hacia 9,5% en 2016.

Leonardo Villar, director ejecutivo de Fedesarrollo señaló que “el punto fundamental para el salario mínimo es que se tenga en cuenta la dificultad que se ha visto este año por el aumento temporal de la inflación pero que el año entrante se prevé que sea muy baja. La discusión debe girar entre 5,5% y 6%”

La otra apuesta va por el lado de las organizaciones sindicales en que el rango en el que se mueven está entre 12% y 14%. Este último porcentaje planteado por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT).

Justamente, su secretario general, Fabio Arias, le explicó a LR que “el aumento de 2015 fue inferior a las necesidades de los trabajadores porque no se cumplieron con las proyecciones del Gobierno. Por eso, consideramos que se debe realizar un aumento importante en el salario para que se mantenga el poder adquisitivo de los trabajadores en un contexto en el que se está cargando con más impuestos en la reforma tributaria”. 

Pero si se hacen las cuentas de las propuestas de lado y lado. Si al final de la discusión, la mesa tripartita -conformada por Gobierno, empresarios y sindicatos- decidieran subir 6% el salario mínimo, los trabajadores pasarían de recibir $689.454  (remuneración de hoy) a $730.821. Lo anterior sin contar con el auxilio de transporte que, para este año, fue fijado en $77.700. Pero si se tomara el escenario base de 12% de incremento salarial para 2017. Esto llevaría a que los empleadores destinaran una partida adicional de $82.734 y los empleados recibieran mensualmente $772.188 (ver gráfico).

Vale la pena mirar el efecto que tendría un incremento por encima de la inflación y el punto de productividad. Este último elemento será presentado esta semana por el Departamento Nacional de Planeación.

Para Luis Fernando Mejía, subdirector sectorial del DNP, “Colombia tiene uno de los salarios mínimos más altos si se compara con el sueldo medio de la región. Un aumento de 14% generaría en departamentos con menor productividad una presión muy fuerte de llevar el mercado laboral a la informalidad”. 

Pero en caso de que el diálogo y la concertación no terminen apareciendo en la decisión final de la mesa negociadora, la ministra López sacará la carta que ha utilizado el Gobierno regularmente. “Siempre buscamos que se haga una concertación pero si no tenemos éxito, el Gobierno Nacional lo adoptará por decreto. Nosotros tenemos una cifra que adoptaremos en ese punto. Pero como apostamos a la conciliación aún no la daremos a conocer”, dijo la funcionaria. 

Y en este cambio de metología que aparece en este año, los sindicatos también llevan una propuesta. Arias, quien considera que no hay modificaciones en la metodología dice que “queremos cambios que se empiecen por hacer cumplir con las proyecciones que se ponen en la mesa y que no se cumplieron este año como la inflación”.

Bien lo dijo el presidente de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia, Bruce Mac Master, al advertir que para el empresariado es más grave y afecta la competitividad un aumento desproporcionado de salarios que una mayor carga tributaria. De esta manera, quedan abiertas las apuestas para otra de las discusiones económicas del año que tendrá su epicentro en la biblioteca Luis Ángel Arango. La apertura la harán los ministros Mauricio Cárdenas y Clara López.  

Lista nueva estrategia laboral

El viceministro de Empleo y Pensiones, Francisco Javier Mejía, presentó la ponencia sobre las estrategias de formalización laboral en el que destacó la reconversión laboral, el fomento al emprendimiento, el Servicio Público de Empleo y la cobertura del Piso de Protección Social como los pilares para generar formalidad en el mercado laboral. Igualmente, dijo que la meta es llevar la formalidad del empleo a todo el territorio nacional y trabajar con todos los actores de manera transversal y articulada. El reto del Gobierno, según el funcionario, se concentra en el sector rural.

La cifra

14  por ciento
es la petición más alta de los sindicatos para el aumento del salario mínimo.

Las opiniones

Luis Fernando Mejía
Subdirector sectorial del DNP

“La reducción de la inflación facilita tener una menor presión en la discusión para el aumento del salario y que no afecte la competitividad”.

Luis Alejandro Pedraza
Presidente de la CUT

“En 2015 quedaron debiendo al aumento 1,4% por productividad. Los colombianos cada vez recibimos menos y la economía está en crisis”.