La última previsión dada en enero apuntaba a una variación del PIB de 3,3%. El entorno internacional es el factor negativo que más influiría

Adriana Carolina Leal Acosta

Con un sesgo bajista, pero una previsión de crecimiento de la economía local más optimista que la dada en enero pasado, la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif) anunció que su proyección de variación del PIB en Colombia para 2020 es una cifra dentro del rango entre 3,4% y 3,6%.

Las razones para tener ese sesgo, de acuerdo con el centro de pensamiento, son variadas pero especialmente de corte internacional, tales como la guerra comercial entre Estados Unidos y China, las afectaciones que el COVID-19 pueda tener sobre las cadenas de valor mundial (especialmente en China y Japón, este último país en riesgo de entrar en recesión técnica) y el desenlace de las elecciones presidenciales en Estados Unidos.

En cuanto a los factores internos, nombran que "Colombia sigue mostrando persistente dificultad en el cierre de sus brechas externas-fiscales". Además, señalan que una preocupación macroeconómica adicional radica en el deterioro del mercado laboral, donde a pesar de la aceleración en el crecimiento económico, la tasa de desempleo promedio fue de 10,5% en 2019, 80 puntos básicos por encima de la del 2018 y la más alta en siete años.

"Como hemos comentado, la principal explicación en este frente proviene del elevado ajuste del salario mínimo, superando en dos puntos porcentuales la suma de inflación y productividad laboral. Las cifras del Dane sugieren que la población migrante venezolana (bordeando ya los dos millones de personas) ha tenido efectos marginales en esas tensiones del mercado laboral, como lo evidencia la reducción en la tasa de participación laboral", señala el documento.