Nike y Adidas abarcan, cada una, más de 30% de las casacas del torneo

Sebastián Montes

Los aficionados al fútbol comenzaron a disfrutar de la Liga de Campeones de la Uefa hace dos semanas, cuando la fase de grupos dio inicio. Mientras que algunos atestiguaron la inauguración de la competencia europea con la camiseta de su equipo favorito, otros aún no cuentan con esta para acompañar los juegos. Si usted pertenece a este último grupo, debe tener en cuenta que los precios de la camiseta oficial de los 32 equipos que disputan la orejona oscilan entre $112.000 y un poco menos $400.000 en algunos casos.

El equipo que cuenta con la camiseta más cara es el Young Boys de Suiza, que tiene un precio de $369.422 en su tienda oficial. Por su parte, la opción más económica la tiene Estrella Roja de Belgrado, cuya indumentaria vale $112.813 dentro de su catálogo de productos. Los sponsors de cada uno son Nike y Macron, respectivamente.

Precisamente, el gigante deportivo estadounidense es el que más equipos patrocina dentro de la competencia, pues viste a 11 conjuntos que representan 34,4% del total. Le sigue Adidas con 10 equipos que representan 31,2% del total.

Las demás marcas deportivas que tienen presencia en la Champions League son New Balance y Puma, además de la ya mencionada Macron; estas últimas visten a dos equipos cada una. Por su parte, Umbro, Kappa, Under Armour, Capelli Store y Lotto tienen solo a un equipo de la competición dentro de su portafolio.

Una de las características principales de Nike y Adidas es que las camisetas de los equipos que patrocinan manejan precios similares. En el caso del primero, nueve de sus once camisas cuestan $299.071, excluyendo únicamente al Shaktar Donetsk de Ucrania y al ya mencionado Young Boys, cuyo valor es más costoso que las demás debido a que solo se consiguen en las tiendas oficiales de cada equipo.

Sin embargo, el director de innovación de Inexmoda, Lorenzo Velásquez, mencionó que la fijación de precios en las camisetas de los equipos de fútbol suele ser muy variable, pues la marca pone el precio según el país y las condiciones de negociación con los distribuidores y los retailers.

Los casos más puntuales donde se puede ver ese fenómeno en el país son cuatro ejemplares de Adidas: Real Madrid, Juventus, Manchester United y Bayern Munich, pues si bien las camisetas de estos equipos cuestan $316.488 en el portafolio oficial de la multinacional alemana, en el país sus precio baja hasta llegar a $229.900.

La variación de precios también es alta cuando se comparan las marcas patrocinadoras con las tiendas oficiales de cada equipo. Un ejemplo detallado se ve con el Valencia de España, cuya camiseta cuesta $317.111 en su tienda oficial, lo que la convierte en la más costosa de Adidas, a pesar de que la diferencia con el resto de equipos patrocinados por la marca alemana es de tan solo 0,2%. En las camisas de Nike la brecha también es evidente, ya que la diferencia entre Young Boys y los demás equipos que manejan un mismo precio es de 19%.

Por su parte, el director de Brand Finance para Latinoamérica, Laurence Newell, destacó que “muchos de estos torneos se juegan a vender más, pues es fundamental dentro del modelo de negocio de los equipos de fútbol”.

LOS CONTRASTES

  • Lorenzo VelásquezDirector de Innovación de Inexmoda

    “El precio de producción de estas camisetas es de US$6 o US$7 y consiste en tenerla producida, empacada y lista para el despacho”.

  • Laurence NewellDirector de Brand Finance para Latinoamérica

    “Algunos equipos viven del ingreso de la venta de camisetas o el cambio en los diseños, pero sin duda los torneos ayudan mucho”.

Es casi una constante en cuanto a las compras de camisetas de equipos de fútbol que el dorsal elegido por los hinchas más fieles sea el del jugador estrella, factor que también pessa a la hora de hacer negocios en lo referente a la fijación de precios. “Además del marketing generado por la marca vinculada al equipo, el modelo de negocio también está vinculado con el número del jugador”, agregó Velásquez.

Este tipo de negociaciones comienzan a darse principalmente en el mercado de fichajes, momento en el que empiezan a llegar las nuevas figuras de los equipos europeos. Dicho escenario es aprovechado en mayor medida por los retailers, que comienzan a sacar sus colecciones colocando un precio al jugador nuevo que no fijan ni el equipo ni la marca.

En lo referente al equipo, el estatus y la jerarquía también le otorga mayor poder de decisión en la negociación de los precios de sus camisetas con la marca que lo patrocina. “Si el equipo es más pequeño, la marca tiene la ventaja, pero cuando es muy grande empieza la variación de precios, y no es lo mismo comprar una camisa del Manchester United frente a otro equipo más pequeño”, dijo Velásquez.

El marketing es el modelo de negocio de los equipos

Según detalló Newell, las tres fuentes principales de ingreso para los equipos de fútbol son la venta de boletas en los estadios, los derechos de transmisión en televisión y la venta de cualquier artículo de mercancía, donde lo más común son las camisetas de la temporada. Además, el hecho de que en los equipos europeos se presenten tres diseños distintos para los juegos de local y de visitante, además de las ediciones de competiciones europeas, ayudan a aumentar su capital.