De acuerdo con cifras de ProColombia, entre enero y junio de este año, la exportación de esmaltes registró US$7 millones siendo los principales destinos Ecuador , Perú, Chile y Estados Unidos.

Ximena González - xgonzalez@larepublica.com.co

Pintarse las uñas no es una costumbre de la modernidad, como muchos pueden llegar a pensar. Nació hace siglos en China y solo las personas pertenecientes a la clase alta podían usarlo. Precisamente, ese era su objetivo, un elemento diferenciador entre las dinastías gobernantes y el resto del pueblo. Sin embargo, con el pasar de los años, el uso de esmalte se ha masificado y en la actualidad es una industria que mueve millones de dólares.

Según cifras de Euromonitor las ventas de esmaltes en el país llegaron a US$17,3 millones durante el año pasado, mientras que las ventas de productos para uñas alcanzaron US$56,1 millones.

Además, de acuerdo con cifras de ProColombia, entre enero y junio de este año, la exportación de esmaltes registró US$7 millones siendo los principales destinos Ecuador , Perú, Chile y Estados Unidos, se destacan los crecimientos en ventas hacia Ecuador (11,6%), Perú (8,5%) y México (6,3%).

“Colombia es uno de los países con mayor consumo de esmaltes en Latinoamérica. Es el segundo país después de Argentina. Además, 89,4% de las mujeres colombianas son usuarias de esmalte y usan el producto entre una y dos veces al mes”, señaló Catalina Pérez, gerente de marketing de Natura, quien además indicó que al tomar mayor relevancia para mujeres y hombres, se ha desarrollado un mercado alrededor del uso de este producto en centros de experiencia, nuevos colores, formatos, productos que no solo brinden un look sino que también cuiden de las personas y del medio ambiente.

“En promedio los colombianos compran dos esmaltes en cada acto de compra, y lo hacen siete veces al año. Es un producto que encanta por impulso, por lo que el mercado siempre está trayendo nuevos colores y acabados”, agregó Pérez.

Y es que según Juan Carlos Castro, director ejecutivo de la Cámara de la Industria Cosmética y de Aseo de la Andi, “el crecimiento de la categoría de uñas sigue presentando un panorama dinámico, lo cual se ve reflejado por un crecimiento de 6,2%, frente a 4,9% que creció el sector cosmético en general”.

Por su parte, Juan Carlos Baquero Bohórquez, director comercial Cerescos, compañía que maneja Masglo, manifestó que, “cuando hablamos del mercado de esmaltes en nuestro país, nos referimos a bases, tonos y brillos los cuales están enmarcados en la categoría denominada cuidado de manos y pies. En términos de valor de mercado este representa aproximadamente 18,3% de participación de ventas sobre el mercado total de lo que se denomina cosmética de color. También sabemos que dentro de la categoría para el cuidado de las manos y los pies, la subcategoría de los esmaltes de uñas participa aproximadamente con 76% de ventas, bases y brillos participan con 13% y 11% respectivamente”.

Así mismo, Baquero indicó que, aunque es muy difícil medir el gasto promedio mensual en el cuidado de manos y pies, “sabemos que un gran número de mujeres cada vez se hacen su propio manicure y pedicura, lo cual conlleva un mayor número de unidades vendidas y esto dispara el gasto en este tipo de productos”, dijo.

Un mercado que se renueva
Actualmente, existen muchas marcas de esmaltes en el mercado por lo que la calidad, los nuevos lanzamientos y el hecho de hacer parte del mundo de la moda obliga a los competidores en esta categoría a innovar constantemente no solo con nuevos tonos, presentaciones y cuidado del medio ambiente, entre otros aspectos que hoy por hoy resultan de gran relevancia para los consumidores al momento de decidir qué marca comprar.

“En nuestro país el esmalte tradicional es el de mayor participación en consumo, y los principales atributos que valora el consumidor son la duración en la lámina de la uña, la diversidad de colores, los denominados “nude”, tonos rojos y perlados están siendo muy atractivos, además el consumidor valora el menor tiempo de secado, entre otros aspectos”, agregó Baquero.

En ese sentido, la gerente de marketing de Natura manifestó que hoy en día comunicar que los esmaltes no contienen ingredientes que pueden afectar la salud o el medio ambiente se ha convertido en un factor de compra que hace unos años no estaba presente en la mente del consumidor.

Oportunidad de crecimiento
Frente al espacio para seguir creciendo que aún tiene el mercado de esmaltes en el país, el director comercial de Cerescos manifestó que, “como en muchas otras industrias, creo que el crecimiento dependerá en gran medida a la capacidad de innovación en productos que tengan las marca, para atraer otro público de personas, como por ejemplo, los hombres, que hoy se preocupan por su apariencia personal mucho más que antes, la oportunidad de penetración en nuevos canales, nuevos desarrollos de productos y nuevos lanzamientos de colores”.

Los centros de experiencia o nails center son cada vez más frecuentes por lo que también son una alternativa para que el mercado crezca aún más.

LOS CONTRASTES

  • Catalina Pérez Gerente de Marketing de Natura

    “Somos uno de los países con mayor consumo de esmaltes en Latinoamérica. En nuestro país, 89,4% de las mujeres es usuaria de esmalte y lo usa entre una y dos veces al mes”.

  • Juan Carlos Baquero B.Director Comercial Cerescos

    “En términos de valor de mercado el de esmaltes representa cerca de 18,3% de participación de ventas sobre el mercado total de lo que se denomina cosmética de color”.