.
CONSUMO Compradores son cada vez menos impulsivos
sábado, 18 de febrero de 2017
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Gabriel Forero Oliveros - gforero@larepublica.com.co

La situación económica actual, que si bien está en un marco de crecimiento del PIB, y desempleo de un dígito (9,2% para 2016) se ha impactado por la alta inflación que el año pasado cerró en 5,75%, aún lejos del rango entre 2% y 4% del Emisor, por lo que el bolsillo de los colombianos se ha afectado y los ha hecho cambiar sus hábitos de consumo en los locales.

La consultora BrandStrat decidió examinar en un estudio, en el cual participaron más de 1.000 personas, cómo eran los tipos de ‘shoppers’ y cómo ha sido su evolución en un año. Uno de los resultados más impactantes fue que ahora son más fieles a las marcas y eficaces al momento de pensar en el ahorro y el costo beneficio.

De acuerdo con el informe, hay cuatro tipos de consumidores en el país: hedonistas, que disfrutan de sus compras y son impulsivos; devotos, que deciden los productos que llevan a raíz del reconocimiento de las marcas y su lealtad hacia ellas; pragmáticos, que planean con eficacia cada inversión evaluando ganancias y pérdidas, y los indiferentes, que son aquellos que compran lo que necesitan sin disfrutar el proceso de consumo.

En un año, el porcentaje de la población que pertenecía a estos grupos ha cambiado. Los colombianos dejaron de ser hedonistas, pues hace dos años eran 33% de los consumidores, y en 2016 pasaron a ser 22% de ese grupo. Por el contrario, ahora son más los devotos (31%) y los pragmáticos son 30% de los ‘shoppers’. Los indiferentes representan 18% de la población.

Para BrandStrat, el hecho de que los compradores ahora sean más fieles a las marcas se debe a la constante publicidad que hay y a la interacción de estas empresas con los clientes por medio de tecnologías.

Así mismo, el estudio identificó que los colombianos entre 25 y 35 años son los más devotos, porque “este segmento representaba 17% de la población en 2015 y pasó a ser 33% el año pasado”. Lo que se explica debido al trabajo de las marcas para construir lealtad.

Otro de los hallazgos es que la situación económica se hizo más difícil para los compradores de los estratos medios. Específicamente en el estrato 3, los hedonistas compulsivos se redujeron de 32% a 18% en un año, mientras que los leales, que mantienen una promesa de consumo a largo plazo, se incrementaron, al pasar de 18% a 43%.

El informe encontró que los padres sin hijos, antes eran los que menos pensaban a la hora de adquirir sus artículos de consumo, pero esa característica se redujo y también entraron al segmento de aquellos ‘shoppers’ que están más influenciados por la reputación de las marcas.

Los jubilados son los más pragmáticos y eficaces cuando hacen sus compras.