Opinión

El renacer de la navegación fluvial

El 20 de Agosto de 1650, es una fecha histórica, han pasado más de 350 años, cuando se dio el último golpe de pica que puso en comunicación las aguas del río Magdalena con las de la Bahía de Cartagena.

El Canal del Dique se construyó precisamente con el propósito de ayudar a regular el curso del río Magdalena, ante el constante e inminente peligro de inundación durante la época de lluvias. Quienes conocen el terreno, a lo largo 115 kms., o sea la longitud del Canal, entre Calamar y Cartagena de Indias,  se encuentran sitios con diversos niveles.

En un principio el Canal tenía 270 curvas, se eliminaron 220 y quedaron solamente 50. El Canal del Dique actualmente tiene 50 ciénagas y mide entre 80 y 100 metros de ancho  y una profundidad que varía entre 3 metros en época seca, hasta de 7 a 10 metros en la época de aguas altas. 

La región influida por el Canal está constituida por una extensa zona muy rica. Las personas que habitan esta ecorregión sus medios de subsistencia están centrados en la agricultura y la pesca artesanal. Está además la abundancia de la flora, de la fauna y del paisaje mismo, que tenemos la obligación de protegerlo para que las nuevas generaciones no crezcan en un desierto.

El área de influencia del Canal del Dique es de 4663 kilómetros, el departamento del Atlántico tiene 7 municipios, Bolívar 11 municipios y Sucre 1 municipio. La navegación es el eje principal del Canal, cerca de 85% de la carga transportada por el rio Magdalena utiliza el canal, se le suma el abastecimiento de agua potable a Cartagena y a localidades vecinas, el suministro de agua para actividades agrícolas y ganaderas, en lo referente a la fauna existen animales como el tigrillo, el chavarí y el manatí. La población aproximada de los diversos municipios, corregimientos y veredas situados en el área del Canal del Dique  es de un millón 500 mil habitantes.

¿Cuándo veremos el Canal del Dique con esclusas? La respuesta más acertada, para el bien de todos es que se ahorraría mucho dinero y se evitarían las inundaciones de los pueblos aledaños al Canal. 

Han pasado varios años cuando se contrató para la construcción de un juego de esclusas, pero fue cancelado, muchos dicen que iba en contravía con las aspiraciones de recuperar la navegación y explotación del río. Es importante para los industriales, comerciantes y para las personas que viven en los alrededores de esta arteria fluvial,  el contrato para la ejecución del proyecto Restauración del Sistema Canal del Dique, se firmó el 31 de Julio de 2013. Este se ejecutará en dos fases: la primera tiene una duración de 25 meses, está encaminada en la recolección de información, estudios básicos, matemática y diseño de obras.

 Y la segunda fase tiene como objetivo la construcción de las obras de restauración del sistema Canal del Dique, la duración es de 24 meses y la ejecución de las obras se terminarán en el 2018. 

El Canal del Dique con esta restauración se convertiría en el gran sendero del transporte de ida y de venida de millones de toneladas de carga al puerto de Cartagena y así de esta manera la capital de Bolívar, en un futuro pueda convertirse en una ciudad competitiva y sostenible. Los dos millones de toneladas de sedimentos al año que el Canal del Dique trae y descarga sobre las bahías de Barbacoa y de Cartagena, podrá poner en riesgo la operación portuaria de Cartagena.

Recientemente visité el sitio de la desembocadura del Canal del Dique y desde una lancha observé su gran caudal de color beige, acompañadas de tarullas, troncos y sedimentos, consigue empujar el agua del mar a muchas decenas de metros de distancia y pudimos ver el momento en que la bahía de Cartagena, vence la resistencia del Canal del Dique. 

A orillas de este canal la vegetación está devastada, la ausencia de manglares es total, esta especie vegetal es esencial para el ecosistema cenagoso. No podemos olvidar que el Canal del Dique, es una reserva y pulmón ambiental, además es una región muy hermosa.