Opinión

Capitalice los activos intangibles de propiedad industrial

Las licencias son una forma de capitalizar las marcas y las patentes.

Los activos intangibles más valiosos que puede tener una persona o empresa son los derivados de su propiedad industrial. Entre ellos, están las marcas y las patentes, sobre los cuales sus titulares pueden obtener derechos de exclusividad. Por un lado, las marcas son los signos que permiten a sus titulares distinguir productos y servicios frente a otros en el mercado. Por el otro, las patentes son el reconocimiento de que una invención, sea un producto en sí mismo o un procedimiento, es novedosa, tiene nivel inventivo y aplicación industrial. Para ambos tipos de activos intangibles su valor dependerá del uso y la explotación comercial que se haga de ellos.

¿Cómo generar valor a partir de estos activos intangibles?
Las posibilidades y condiciones varían dependiendo de si se trata de patentes o de signos distintivos como las marcas y los lemas comerciales.
En el caso de las patentes, la mejor forma de capitalizar los derechos que se adquieren sobre una invención es explotarla comercialmente. Si dicha explotación no se puede hacer de manera directa por el titular de los derechos, es indispensable conseguir un aliado estratégico que esté interesado en explotar la invención, sea en la producción de los productos o la implementación del procedimiento novedoso para la generación de los mismos.

Para las marcas hay distintas maneras de generar la capitalización deseada. El medio normal y directo de capitalización es haciendo uso de la marca, dándole publicidad suficiente para que sea conocida en el mercado. Cuando una marca es usada de manera reiterada, pública y ostensible, ésta tiene el potencial de convertirse en el activo más valioso de su titular.

Sin embargo, dependiendo del tipo de negocio, las marcas pueden capitalizarse mediante contratos de licencia. En la práctica, esto puede suceder cuando se celebran contratos de distribución para conquistar nuevos mercados, o se implementan contratos de franquicia donde, además de dar licencias que autorizan el uso de la marca, se da todo el conocimiento necesario para la efectiva operación del negocio (know-how). De igual manera sucede cuando el titular de la marca simplemente otorga a un tercero la autorización de usar la marca en su negocio.

Las licencias presentan grandes ventajas para el titular de las marcas y las patentes. Con estos contratos, el licenciatario o persona autorizada para usar la marca y explotar comercialmente la patente, debe pagar una regalía a cambio de la autorización de uso o explotación. Adicionalmente, el titular de estos activos tiene la facultad de controlar la forma en la que las marcas son usadas, y cómo las patentes son explotadas en el mercado.

¿Cómo calcular el valor?
Para calcular el valor comercial de los activos intangibles se recomienda contratar la asesoría de un experto.

Normalmente, el valor de una patente dependerá de distintos factores. Qué tanta competencia hay en el mercado de productos o procedimientos que le sean intercambiables, si se ha probado que el producto o procedimiento funciona de manera efectiva, y la cantidad de demanda que este tenga son algunos de ellos.

Para las marcas dependerá, entre otros, del posicionamiento que tenga la marca, su antigüedad y el reconocimiento que esta tenga en el mercado.
De esta manera, los titulares de estos valiosos activos intangibles tienen distintas formas de capitalizarlos y generar un valor adicional al curso normal de su actividad comercial.