Opinión

Gestión de talento y asesoría legal, aliados estratégicos

La gestión de talento humano implica, entre otras cosas, el entendimiento y la administración de las diferentes dimensiones humanas dentro de las organizaciones. En el desarrollo de esta gran tarea intervienen diferentes divisiones encargadas del reclutamiento, la selección y atracción del talento, compensación y beneficios, bienestar, seguridad y salud en el trabajo, estructura organizacional, relaciones laborales, entre otras.

Ahora bien, en una lectura rápida de las divisiones mencionadas y lo que desde la psicología y la administración implica la gestión del personal, podría suponerse que la asesoría legal laboral se requiere principalmente cuando se vinculan y desvinculan trabajadores, casos en los que una asesoría básica parecería suficiente. Así las cosas, en todos los subprocesos mencionados y en aquellos que faltaron por ser nombrados, ¿es necesaria la asesoría legal laboral? Aunque a primera vista no parecería, lo cierto es que sí es necesaria la asesoría laboral, desde el proceso de reclutamiento de personal, pasando por todas las circunstancias que puedan presentarse en vigencia de una relación laboral, hasta su terminación e incluso con posterioridad a la finalización de la misma.

De esta forma, en un proceso de selección se debe asegurar que las compañías no incurran en prácticas discriminatorias y que se respeten las reglas de diversidad e inclusión; en desarrollo de la relación laboral hay infinidad de asuntos que requieren ser enmarcados en cumplimiento de la normatividad laboral, como los traslados de trabajadores, la suspensión de los contratos de trabajo, los procesos disciplinarios, el manejo de expatriados, las negociaciones colectivas, los escenarios de eventuales situaciones de acoso laboral, la contratación de extranjeros, entre otros asuntos del día a día. Ahora, en lo que respecta a compensación y beneficios, se debe garantizar por ejemplo, que en los esquemas de remuneración se respeten los mínimos de derechos y garantías de los trabajadores, las reglas que aplican respecto de los pagos no constitutivos de salario y que se aplique el principio de “a trabajo igual, salario igual”.

Igualmente, las vinculaciones de los trabajadores van más allá de la firma de un contrato que no reviste de mayores formalidades, ya que con cada contratación surgen obligaciones respecto de las entidades del Sistema de Seguridad Social en Salud, Pensiones y Riesgos Laborales, es necesario practicar un examen médico de ingreso y brindar las capacitaciones de seguridad y salud en el trabajo necesarias antes de la iniciación de labores. En este sentido, podríamos listar infinidad de momentos en los que la asesoría legal laboral es vital para una gestión exitosa del talento humano. Sin embargo, la asesoría legal encaminada a apoyar el proceso de administración de personal, requiere a su vez dejar de lado la rigidez del mundo legal y acercar sus opiniones y posturas no solo a la realidad de las compañías sino a la humanidad del mundo laboral, en el que los trabajadores son un recurso productivo que debe ser respetado, considerado y muchas veces estimulado, más allá de que la ley le permita a los empleadores un actuar diferente.

Lo anterior, por cuanto la ley desconoce las circunstancias humanas particulares que se presentan en el proceso de gestión del talento humano como la importancia del Know How que tienen los colaboradores, la satisfacción que genera el crecimiento profesional de las personas al interior de las organizaciones, la necesidad de retención del personal clave por parte de los empleadores y la importancia de diseñar esquemas de compensación que se ajusten no solo económicamente sino también emocionalmente a las expectativas de trabajadores y empleadores.

Por todo esto, debe haber una sinergia entre las sub-áreas de práctica que intervienen en el proceso de gestión del talento y la asesoría legal laboral, ya que es indispensable en el mundo corporativo, no solo actuar en cumplimiento de la ley, sino además lograr que las recomendaciones legales sean alineadas a la estrategia de negocio.