Opinión

¿Candidatos animalistas?

El primero en dar el salto fue Enrique Peñalosa, quien ha firmado un compromiso con una fundación que trabaja en este sentido en el que promete trabajar con ella de la mano para lograr hacer realidad proyectos en esta área. Luego de que Peñalosa diera el primer paso, Clara López y Rafael Pardo se han sumado a estas iniciativas que sin duda beneficiarán a la población animal, pero que generan un cuestionamiento: ¿Es real el interés por los animales o simplemente es estrategia de campaña? 

Sería bueno saber qué opinan con respecto al proyecto de Ley 087 de 2015 que pretende “penalizar” la conducta violenta o la mala tenencia de los animales en el país. La tendencia de protección animal es una corriente filosófica que debe superar los intereses electorales y no dejarse moldear por tendencias o pensamientos políticos. 

Si les soy franco, no siento que ni Rafael Pardo ni Clara López que estén siendo sinceros con su propuesta de gobierno frente a la problemática de los animales; no generan una conexión real con tan importante tema y nunca antes habían expuesto sus puntos de vista al respecto, incluso cuando se estaba tramitando la ley. A Peñalosa le creo más, sin que sea del todo convincente, pero según mi memoria fue el primero de los candidatos en poner sobre la mesa una propuesta. 

Por ese simple hecho considero que es quien tuvo una iniciativa espontánea, más cuando involucró a una sociedad sin ánimo de lucro,  pasando del idealismo a la realidad. 

Aun así considero que se le debe consultar sobre el contenido del proyecto de ley de protección animal y sobre cuáles serán sus propuestas de regulación en Bogotá. 

No podemos dejar que se politice este debate, como lo hizo Gustavo Petro con el cierre de la Santamaría que mas allá de ser una posición personal frente al sufrimiento animal, es una oposición a la “oligarquía” disfrazada. Es claro desde mi punto de vista que involucra a la sociedad civil a una propuesta animalista hace que Peñalosa tenga una ventaja comparativa frente a los demás candidatos, pero no lo hace dueño de la verdad. 

En Bogotá debemos exigir un debate abierto que genere un compromiso de los candidatos para generar un programa real y una política pública sobre el trato y tenencia de animales en la ciudad. De este modo garantizaremos que sin importar quién triunfe en las elecciones haya un sinergia entre lo bueno que puedan tener las propuestas de cada uno de los candidatos y que la próxima administración lleve a buen puerto estas iniciativas, con el fin de cerrar el círculo vicioso y avanzar como sociedad en pro de lo derechos a la convivencia pacífica y tranquila con los animales, así como avanzar en el propósito de respetar su existencia como seres sujetos de sentir dolor. 

Señores candidatos, de nuevo les pido poner sobre la mesa su posición filosófica e histórica sobre este punto en su agenda de gobierno, explicar cual será la prioridad y no quedarse en  propuestas generales que, en realidad,  merecen análisis y respuestas más profundas de su parte.