Opinión

5 reconocimientos y 5 recomendaciones

En estas líneas nos proponemos enviar un primer mensaje, con 5 reconocimientos al trabajo profundo de la Comisión y 5 recomendaciones:

Reconocimientos: 1. Simplificación e Innovación: celebramos la eliminación del CREE y del impuesto a la riqueza, y que se unifique todo en un impuesto a las utilidades hasta 35%. Muy bueno que se mantenga el estímulo a inversión en innovación, pero muy malo que se baje de 43,75% a 20%. 2. Eliminar asimetrías: la competitividad se afecta por el arbitraje, por lo cual cobran relevancia dos propuestas: a) dejar en régimen tributario especial solo entidades sin ánimo de lucro que realmente realicen actividades de beneficio general, bajo estricto control de las autoridades y, b) unificación de tarifa para licores, según grado alcoholimétrico, siguiendo compromisos adquiridos ante la OMC. 3. Modernización de tributos territoriales: Colombia es una República Unitaria no una Federación, no tiene sentido la proliferación de impuestos y estampillas, sin ningún tipo de uniformidad de ciudad a ciudad, haciendo costosa y traumática la expansión empresarial. 4. Disminución de costos de nómina: sería muy positivo si se acogiera la propuesta de eliminar definitivamente los aportes parafiscales y a la salud que hoy hacen los empresarios, entendiendo que la competencia internacional está fuerte, y sin incentivos adecuados, es imposible disminuir el desempleo. 5. Modernización de la Dian: dar el salto de la entidad dedicada al cobro y discusión con los contribuyentes, hacia la entidad que presta servicios al contribuyente, moderna, tecnificada y con personal calificado y motivado.

Recomendaciones: 1. No doble tributación: gravar un sujeto dos veces por un mismo hecho económico está prohibido, hay que tener mucho cuidado con la recomendación de gravar con renta presuntiva las acciones poseídas por los accionistas. 2. Mejor un impuesto de dos escalas: gravar dividendos con tarifa de hasta 15%, al tiempo que las acciones estén gravadas con renta presuntiva, genera un desestímulo a la reinversión y a la capitalización empresarial, afectando el crecimiento económico y la generación de empleo. Sería mejor un impuesto de doble categoría, que permita mantener reinvertidas las utilidades, fomentando capitalización. 3. Mantener la renta presuntiva al 3%: de subir la presuntiva a 4%, un accionista promedio tendrá que procurar que su negocio rente efectivamente 8% para evitar pagar sobre una base teórica. No parece sostenible esta pretensión, ni ahora ni en los próximos años. 4. IVA a canasta básica. Recordar que la Corte Constitucional sentó su posición sobre el IVA a la canasta básica, haciendo respetar el derecho al mínimo vital de la población de menores ingresos. 5. Sí al límite en uso de efectivo, pero sin 4X1000: desestimula la bancarización, así que no es compatible la propuesta de mantener el impuesto, mientras se sugiere que los pagos en efectivo no sean deducibles.