Opinión

Abolición de un liderazgo represivo

En un mundo movido por las nuevas tecnologías y los distintos medios de  comunicación, el Derecho parece no quedarse impávido ante los distintos avances que han impactado a nuestra sociedad. De hecho, es su deber cabalgar a la par de las nuevas tendencias sociales, a fin de lograr su correcta regulación. No obstante este constante movimiento, pareciere que la forma en que se ejerce la carrera se ha quedado bastante estática en relación con otras disciplinas. 

Al respecto, los líderes de los departamentos jurídicos (privados/ públicos) no han logrado asimilar las nuevas formas de trabajo y el cambio de dirección que elementos como el nuevo liderazgo, el mercadeo y la publicidad, han generado en el desarrollo de las labores. 

Por el contrario, aún se sigue imponiendo la modalidad de “represión” en la que  se exprime al abogado pagándole una miseria y ubicándolo en plazas que no son de su agrado. Bástese preguntarles a los profesionales del derecho que laboran en firmas de abogados qué tan contentos se sienten, para corroborar lo dicho. También bástese echar un vistazo a la ubicación de los abogados en las vacantes públicas: profesionales especialistas en derecho energético ejerciendo derecho penal (no por voluntad) o abogados recién graduados sirviendo como secretarios o asistentes.

En un universo laboral y personal en el que el éxito ya no equivale más a la obtención de un trabajo estable y vitalicio que permita sostener a la familia de clase media, sino al desarrollo de tareas y trabajos que generan felicidad y pasión en quien las despliega (así suene cliché), el ejercicio del Derecho debe volcar sus esfuerzos en dicha dirección. De tal labor se encargará el director del departamento, quien como líder de la fuerza laboral, deberá lograr darle un giro trascendental a su equipo en pro de un crecimiento empresarial efectivo, teniendo como criterios de dirección la placidez y necesidades del trabajador. 

Es decir, los empresarios del derecho también deben alimentar el espíritu de sus clientes internos (trabajadores)  ¿Cómo? Hay varias medidas que grandes empresas como Apple, Google, Facebook o Samsung implementan: dan el día libre a los trabajadores en sus cumpleaños, cuentan con mensajeros dispuestos, especialmente, para realizar las diligencias personales para permitirles a los trabajadores disfrutar su tiempo libre y, algo que me parece bastante interesante, siestarios para que los trabajadores se sientan libres de tomar un receso de sueño cuando sientan su cerebro cansado, entre otros. 

En punto de los costos que tales prerrogativas implican, es claro que un día de descanso con ocasión del cumpleaños representa dinero para la empresa; no obstante, con dicha medida logrará generar tal estado de ánimo, gratitud y lealtad en su trabajador que el rendimiento se incrementará considerablemente logrando mayores ganancias. 

En cuanto a los descansos en horas laborales, los datos demuestran que 50% de los productos lanzados por Google han sido pensados en los momentos de descanso durante horas de trabajo. ¿Por qué? La razón es simple: la creatividad e innovación se generan cuando mente y cuerpo han descansado. De nada le sirve un trabajador que permanezca ocho horas en su puesto de trabajo pero totalmente agotado e insatisfecho.