Opinión

Diseños industriales: fáciles y rápidos

No es ningún secreto que cualquier inventor o compañía desee proteger aquello por lo que ha trabajado y le ha conllevado esfuerzos. Es por esto que la mayoría de inventores de una u otra forma se ha puesto a pensar en una manera de proteger sus desarrollos, y han encontrado en el ámbito de la propiedad intelectual diversas formas de hacerlo, dependiendo de la invención y el tipo de protección que desean tener.

Dentro de este ámbito quizá una de las formas de protección más desconocidas para los colombianos sean los diseños industriales. Y aquí surgen varias interrogantes ¿será que lo que he desarrollado puede ser protegido?, ¿valdrá la pena el tiempo y el gasto monetario?, y finalmente ¿qué es esto de protección por diseño industrial?

Los diseños industriales, son todas aquellas formas externas o apariencia estética de un producto, en donde se incluyen colores, líneas o combinaciones de ambas; dichos diseños industriales pueden ser bidimensionales o tridimensionales, sin tener que explicar para qué sirve, ni su funcionalidad, ya que el efecto técnico o función no es protegido mediante esta figura.

Es importante hacer notar que la parte estética de los productos no solo implica un esfuerzo intelectual que debe ser reconocido, sino que tiene un gran impacto económico, ya que la creatividad aplicada a cómo se ven los mismos permite diferenciar mi producto del de los competidores. Es más, los consumidores llegan a escoger o preferir un producto sobre otro, muchas veces solo por su apariencia estética. Es por esto que grandes compañías tienen fundado su portafolio de productos en diseños industriales.

Ahora, ¿y qué tal si les dijera que es muy fácil y rápido obtener reconocimiento por el tiempo y esfuerzo que tomó llegar al diseño de un producto, y que es posible protegerlo para que otros no se lleven las vacas gordas del mismo?

Pues eso ocurre con la protección mediante Diseño Industrial. Es la mejor arma para proteger esa apariencia que diferencia mi producto de los demás del mercado, evitando que terceros produzcan o comercialicen sin mi autorización el diseño concedido; todo esto por un período de tiempo de 10 años en Colombia.

Lo mejor de todo es que sólo hay que tomar en cuenta un par de cosas: los diseños industriales solo protegen la apariencia estética de mi producto, aquella que es perceptible a la vista; y además, el único requisito que necesitan los diseños industriales es que posean novedad, es decir, que no exista un diseño idéntico en alguna parte del mundo.

Si la sencillez y pocos requisitos de los diseños industriales no los convence, el tiempo que demora el trámite lo hará. Hoy por hoy, a la Superintendencia de Industria y Comercio le está tomando en promedio de 4 a 6 meses finalizar el trámite requerido para un diseño industrial, lo cual es sumamente atractivo para las compañías que constantemente están en procesos creativos de mejoras o implementación de nuevos diseños. A la final, el tiempo es oro.

La presentación de un Diseño Industrial es igualmente sencilla, básicamente solo hay que llenar el Formulario de Registro de Diseño Industrial, hacer llegar a la SIC los dibujos que mejor representen el diseño y el pago del valor correspondiente de dicho trámite. Así que si se tiene un diseño de un producto, que no existe en ninguna otra parte y cree que se puede proteger mediante Diseño Industrial, no dude en solicitar su protección, esto solo le traerá beneficios a su empresa.