Opinión

¿Control de cambios?

Estos esfuerzos han llevado a que la inversión extranjera en Colombia para el cierre del primer trimestre de 2017 sea de US$566 millones de acuerdo con los reportes del Banco de la República. 

A pesar de lo anterior, los analistas ven con gran preocupación la paulatina disminución de la inversión en los sectores de petróleo y minería, los cuales pasaron de US$454 millones para enero de 2017 a US$350 millones para marzo de 2017. 

No obstante, los demás sectores de la economía y la inversión extranjera de portafolio tuvieron crecimiento. Para enero de 2017 la inversión extranjera directa en los demás sectores fue de US$187 millones de dólares y para marzo de 2017 fue de US$216 millones. La inversión extranjera en portafolio para enero de 2017 fue US$376 millones y para marzo de 2017 fue de US$1.011 millones. 

Dentro de este contexto y con el fin de mejorar la competitividad del país, se expidió el Decreto 119 de 2017 que actualiza el régimen de inversión extranjera con el propósito de simplificar los trámites para el registro de las inversiones internacionales. 

Una de las principales modificaciones es la eliminación del plazo para el registro de la inversión extranjera y sus modificaciones. Además, se eliminan las infracciones cambiarias por el registro extemporáneo de esta inversión.

Adicionalmente, modifica el concepto de inversión de capital del exterior, que consiste en la adquisición de activos en Colombia. Con esto se eliminan las antiguas modalidades de registro de la inversión de capital del exterior y las sanciones por el registro en una modalidad diferente.

Para la implementación de estos cambios, el Banco de la República contaba con seis meses para adecuar la normatividad cambiaria. Este plazo vence el 26 de julio de 2017.

Esta nueva regulación es aplicable a todos los actores del régimen cambiario, incluyendo a los bancos como Intermediarios del Mercado Cambiario. Estos tienen un rol fundamental para el buen funcionamiento del mercado cambiario y la atracción de nueva inversión de capital del exterior.

A pesar de los esfuerzos para aumentar la competitividad y atraer nuevos inversionistas extranjeros, son preocupantes las prácticas adoptadas por algunos Intermediarios del Mercado Cambiario. 

En particular, la restricción para que los inversionistas transfieran las divisas a las nuevas sociedades por un período de seis meses. 

Esto lleva a que las empresas receptoras no reciban su capital inicial en tiempo y por lo tanto retrasa el inicio de sus operaciones. 

Dicha restricción dificulta el proceso de inversión de capital del extranjero en Colombia. Inclusive, puede decirse que no está de acuerdo con las políticas de promoción de la inversión adelantadas por los últimos gobiernos. En especial puede afectar la competitividad en comparación a otros países de la región.  

Esta restricción se suma al ya difícil proceso de abrir de una cuenta corporativa en Colombia. Este proceso incluye el proceso de entrega y verificación de la información solicitada por los bancos con el fin de cumplir con las normas de Sarlaft.

Es claro que las normas de Sarlaft tienen que existir y se deben cumplir por los nacionales y los extranjeros, pero es necesario explorar la posibilidad de simplificar los procedimientos para el cumplimiento de esta normatividad sin sacrificar la competitividad del país.