Opinión

Súper Liga Sudamericana

En realidad lo globalizado es la televisión y la comercialización de los partidos, el fútbol en realidad es una de las actividades más locales y cerradas en este mundo globalizado, para que dos equipos profesionales de distintos países se enfrenten en un partido oficial pueden tardar hasta décadas, en Europa, con Champions League y Europa League es posible, pero igualmente depende de cruce de grupos y situación deportiva de los equipos, al final ver un partido de Real Madrid contra AC Milán no es de cada año.

En Sudamérica, los equipos son entidades cerradas, que difícilmente admiten extranjeros y en la mayoría de los casos no tienen relación comercial, de negocios o simplemente deportiva sino con sus vecinos de campeonato, adicionalmente, los partidos amistosos adolecen de la emoción de no “jugar nada”, ganar un amistoso no tienen prácticamente ningún sabor. Deportivamente la situación es especial, la copa libertadores está en franca decadencia, ya nos lo hizo saber la fiscal Loretta Lynch, como se manejaba, sin mayor criterio comercial o deportivo y para los equipos no es tan atractivo, desde el punto de vista comercial,  este torneo, sin ir más lejos, la pasada final se dio entre un equipo de gran tradición contra uno de apenas nombre.

A consecuencia de esto aparece un torneo denominado Súper Liga sudamericana, que no es más que un campeonato entre clubes grandes de Sudamérica que les permite ampliar mercados y seguramente obtener ingresos muy interesantes por derechos de televisión, entradas y comercialización de sus marcas.

Un torneo organizado con criterio económico y deportivo que permita internacionalizar de verdad el fútbol en Sudamérica y que nos dé la oportunidad de ver clásicos que no vemos hace mucho tiempo (Flamenco – Boca o Nacional – Olimpia, por ejemplo). 

Comercial y deportivamente sería un éxito, el principal inconveniente es el nulo apoyo de Federaciones y Confederación Sudamericana que ven peligrar su poder y capacidad de organizar torneos interesantes. El Básquet europeo ya tiene este formato y año a año, adicional a su liga local, los equipos grandes de toda Europa se enfrentan, en una liga, para ver realmente cuál es el mejor equipo del continente.

Jurídicamente tiene retos interesantes, armonización de torneos locales, implementación de políticas de extranjeros en los equipos para lograr equilibrio en la competencia y creación de un campeonato que realmente muestre la calidad del fútbol sudamericano, que año a año entrega sus mejores estrellas al fútbol europeo, a nivel comercial lo más apetecido son los derechos de televisión, un campeonato de esta naturaleza tiene todos los ingredientes para obtener los mejores patrocinios y las propuestas económicas más abultadas. 

Los torneos locales pasarían a un segundo plano y habría que mirar los criterios para llegar a esta súper liga, personalmente creo que es una nueva alternativa a los campeonatos locales cada vez más aburridos y predecibles.