Opinión

¿La Federación Colombiana de Fútbol hará algo?

A nivel organizacional el cambio de rumbo parece ser mucho mayor, si bien el nuevo presidente fue durante muchísimo tiempo el secretario general de Uefa  en la que el señor Platini cometió los desmanes que lo han llevado a una larga suspensión que por momentos fue de por vida. Gianni Infantino como nuevo presidente, en poco tiempo ha iniciado acciones contra los antiguos dirigentes que de manera impune (hasta la llegada de la fiscal estadounidense Loreta Lynch) robaron cantidades enormes de dinero.

El pasado 15 de marzo Fifa elevó un victim statement and request for restitution algo así como una declaración de víctima y solicitud de restitución en el que por una parte se declara víctima de una trama de delitos, malos manejos y trampas de personas que, gracias a sus posiciones dentro de Asociaciones Nacionales y la propia Fifa, cometieron ilícitos, se apropiaron de cantidades ingentes de dinero y dañaron la reputación de tal organización. Dice el documento que   “…Como una víctima de la conducta criminal de los acusados, la Fifa solicita respetuosamente que se le adjudique la restitución en el importe total de sus daños”. El trato que le da a estos antiguos dirigentes no deja ninguna duda, son criminales; y se declara víctima directa de sus delitos.

La posición de Fifa es clara, estos delincuentes deben restituir las sumas apropiadas, devolver los salarios recibidos de Fifa pues se les pagaba para trabajar en beneficio del fútbol y no para que de manera criminal se apropiaran de recursos y resarcir los perjuicios que Fifa como víctima ha sufrido.

En Colombia la situación es bien diferente, todo parecería indicar que no ha pasado nada, la comisión disciplinaria, hasta donde tengo conocimiento, no ha hecho nada y los altos magistrados de los que el señor Bedoya se ufanaba e indicaba que eran la garantía del manejo perfecto que se le daba a la Federación no aparecen, en la página web de la federación no hay noticia laguna diferente a la aceptación de la renuncia que el señor Bedoya hizo de su cargo como presidente para poder ir a Estados Unidos a solucionar sus problemas criminales con la justicia de este país.  

La realidad es clara. Los temas éticos están alejados del desarrollo de la federación, no hay una comisión ética y mucho menos unas reglas de buena conducta para sus dirigentes, como lo he repetido hasta la saciedad, en Colombia los únicos que son castigados por faltar a ética dentro y fuera de la cancha son los jugadores; los dirigentes nunca han sido juzgados por faltas de este estilo, ni siquiera se les llama la atención. 

¿No está en mora la federación de actuar?, hay un antiguo presidente culpable de una conducta criminal en ejercicio de sus funciones como dirigente del fútbol. 

Dice el documento de la Fifa que Luis Bedoya se declaró culpable por la pérdida de US$517,843. ¿La Fiscalía y Coldeportes no tienen nada que decir, opinar o investigar?, ¿todavía existe el temor a una desafiliación?. 

Todo parece indicar que lo único que se ha hecho es ajustar los nombres y reemplazar al caído en desgracia por los que pacientemente han esperado su momento,  ¿No será la oportunidad perfecta para intentar depurar la Federación por el bien del juego?