Opinión

El VAR

En el fútbol actual, por velocidad de juego, se hace necesario ayudar a los árbitros con las nuevas tecnologías, si bien desde hace ya muchísimo tiempo ha habido polémicas que podrían haber sido resueltas con un simple video, como el gol fantasma de la final del mundial de 1966 en Inglaterra; la “mano de Dios” de Maradona o el codazo que Tassotti le pegó a Luis Enrique en el mundial 1994, todas situaciones de juego que posiblemente habrían cambiado el rumbo de un partido y seguramente de todo el campeonato. Apenas hasta 2016 en el campeonato mundial de clubes se implementó la ayuda del video en el fútbol.

El deporte en general hace mucho tiempo que ha venido apoyándose en la tecnología para hacer más confiables los resultados, relojes electrónicos en atletismo, instrumentos para tener certeza en cada punto en esgrima sistemas electrónicos de foto finish y por supuesto el video. El fútbol, con una aversión al cambio superior al de los demás deportes tardó bastante en implementar la ayuda tecnológica, el señor Blatter, hasta hace poco tiempo mandamás de Fifa dice: “El juego, sin discusión, pierde atractivo. Hay que dejar que los árbitros cometan errores”.

Finalmente y luego de muchas trabas y estudios se implementó este sistema; el VAR, del inglés, video assistant referee, ofrece ayudas a los árbitros en cuatro situaciones puntuales: goles, penaltis, expulsiones y confusión de identidad en amonestados. Sistema fuente de una incipiente polémica luego de un partido de Copa Libertadores entre Lanús y River Plate con una utilización errática de esta herramienta. El VAR mejora la actividad de los árbitros, su principal inconveniente es la pérdida de fluidez del partido, el fútbol, a diferencia de otros deportes tiene un ritmo constante que se pierde al ser interrumpido por una consulta al video. En béisbol, fútbol americano aún en básquet, el desarrollo del juego presenta pausas en las que tranquilamente se puede consultar una jugada difícil.

Sin ir más lejos, Nacional, la primera “víctima” del VAR debió sufrir un penalti, que se decretó algo más de dos minutos después de cometido, acá ya hay lugar a confusiones, ¿qué pasa entre el momento que ocurrió el penal y en el que se decreta?, por otra parte, el video muestra que evidentemente hubo penal, pero que la acción venía precedida de un fuera de lugar (que no está para ser analizada por el VAR) ¿qué ocurre si el VAR muestra otra jugada compleja que hace aún más compleja la decisión inicial?. A veces las soluciones crean más problemas de lo que pretenden corregir. Un aspecto que me parece fundamental es la posibilidad de que los técnicos de cada equipo puedan solicitar la ayuda del video, el fútbol americano tiene solucionado este tema creo que con éxito, cada técnico tiene máximo tres oportunidades de solicitar una revisión (retar la jugada) si el VAR le da la razón en las dos primeras podrán solicitarlo una tercera vez, por el contrario, si no se cambia la decisión pierden esta última y tiempos fuera, importantísimos en este deporte. El gran adelanto es la utilización, faltan muchos temas por pulir. Lo más odioso es que existirán partidos con VAR y otros sin VAR, pues el sistema es costoso y la implementación tiene aspectos logísticos complicados, de todas maneras, a nivel de selecciones y mundiales resulta absolutamente indispensable su utilización. Para acabar, es bueno entender que no todas las soluciones son costosas y complejas; el spray que marca los tiros libres funciona muy bien y evita cantidad de problemas.