Opinión

Brexit, Cataluña y fútbol

 

El primer tema ya es una realidad, el Reino Unido votó salir de la Unión Europea, esto implica también para el fútbol una situación compleja que se debe analizar desde varias perspectivas; el primer aspecto a analizar es el de los jugadores; desde la Decisión Bosman, por allá en 1996 no existen nacionalidades dentro de la Unión Europea y solamente los extracomunitarios tienen una cuota que no puede ser superada, por el contrario un equipo Inglés (hasta ahora) o Italiano pueden tener 8 o mas jugadores de Holanda, Bélgica, España, Francia y Dinamarca, sin que puedan ser considerados extranjeros y por lo tanto jugar con total tranquilidad y respeto a los reglamentos. 

En uno o tal vez dos años los ingleses volverán a las cuotas de dos o tres extranjeros dentro de los cuales se contarán los nacionales de la Unión Europea, afecta esto el mercado total pues la Premier es la liga con mas europeos de la Uefa, adicionalmente, los equipos económicamente mas poderosos se encuentran en las islas, el Manchester City, Liverpool, Arsenal o Chelsea que alguna vez llegó a jugar con 11 no ingleses, volverán a tener al menos 8 nacidos en las islas. A su vez, los ingleses como Bale serán considerados como extranjeros en Europa lo que hará mucho mas difícil su llegada a clubes continentales. Los reglamentos de las nuevas ligas deberán contemplar aquellos jugadores con contrato vigente, extranjeros post-brexit con alguna regla de transición. En este momento muchos jugadores están negociando o renegociando sus contratos en euros y no libras por temor a una devaluación inglesa.

En los movimientos separatistas y especialmente en Cataluña, uno de los grandes interrogantes es el papel que tendría el fútbol en una posible independencia catalana. ¿Seguirá el Barcelona FC haciendo parte de La Liga”? o por el contrario se creará una liga Catalana, más parecida a la de la pequeña Holanda donde seguramente la hegemonía de este equipo será absoluta pero el nivel muchísimo más bajo y partidos contra el Real Madrid o el Atlético de Bilbao serán si hay fortuna cada cuatro o seis años. Lo mismo ocurre en Bélgica y si bien no tengo conocimiento, supongo que en el norte de Italia debe ser igual.

El fútbol no puede ser considerado como un fenómeno aislado, tengo perfectamente claro que muchos catalanes prefieren permanecer en España por el simple hecho de ver al Barcelona ganar, o al menos intentar ganarle al Real Madrid. No es fácil para un barcelonés pensar que el partido más importante del año será contra el alicaído Español de Barcelona y que el Real Madrid está solo al alcance en Champions o insulsos amistosos.

Finalmente, las eliminatorias al mundial y a la Euro serían todavía más aburridas, no olvidemos que en la actualidad Gibraltar o San Marino son equipos compuestos por policías, carteros y uno que otro profesional en ligas menores se deben enfrentar a la poderosa Alemania con resultados escandalosos.

No puedo dejar de referirme, en temas ingleses, a la solución que se le dio en ese país y en esa liga a los problemas de violencia en los estadios. Este modelo, exitoso en temas de seguridad y deportivo debería ser analizado frente a los desafortunados hechos ocurridos el mes pasado en Cali.