martes, 22 de octubre de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Teresita Celis - tcelils@larepublica.com.co

José Reinelio Pineda, por los próximos tres meses, puede ser uno de los hombres más ‘apetecidos’ del país. Él es un recolector de café, que por estos días anda buscando a los cafeteros para asegurar la recolección de la segunda cosecha del año, que recae en la zona central cafetera (Antioquia, Caldas, Quindío, Risaralda y Valle), Huila, Santanderes, Boyacá.

Lo cierto es que para que el país llegue a la meta de producir este año 10 millones de sacos de 60 kilos, en los últimos cuatro meses se deben recolectar 3,3 millones que requerirán, según los estimativos de los Comités de Cafeteros de los departamentos que tienen la cosecha grande, unos 250.000 recolectores en los picos. De éstos, no más de 30%, son mujeres, y de ellos cerca de 50%, son trashumantes, cosecheros que van de región en región buscando café. La otra mitad proviene de la misma zona.

Reclutar esa mano de obra, en un país con una tasa de desempleo de 10%, podría parecer fácil. Pero para los cafeteros esto se convirtió en un dolor de cabeza. Los José Reinelio se volvieron escasos y este oficio mantiene una competencia inclemente con la construcción, las ventas ambulantes y hasta con la comercialización de minutos en las plazas de los pueblos. Según un sondeo realizado por LR en las regiones donde se empezó a recoger la cosecha, en algunas zonas de Antioquia y Caldas hay cierta alerta por escasez de recolectores, pero lo más complejo podría venir en los picos de la cosecha. “Necesitamos unas 80.000 personas en el punto alto que está en octubre y noviembre y no la estamos viendo fácil”, dice el director ejecutivo del Comité de Antioquia, Luis Fernando Botero.