.
ARCHIVO Producción agrícola está lista para abastecer la industria
martes, 11 de noviembre de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Paula Delgado - pdelgado@larepublica.com.co

Cacao, café, plátano, hortalizas, frutas, caucho y productos derivados de la ganadería, la piscicultura y la apicultura hacen parte de las líneas productivas que se intervinieron para abastecer el mercado nacional y el de exportación tanto en fresco como transformado.

Estos logros hacen parte del Proyecto de Apoyo Alianzas Productivas (Paap) que comenzó a promover el Gobierno en 2002 con el apoyo del Banco Mundial como un instrumento de desarrollo rural que “pretende vincular organizaciones de pequeños productores rurales con mercados especializados representados en un aliado comercial formal”.

A agosto de este año, según un balance del Viceministerio de Desarrollo Rural, más de 451 empresas privadas se habían vinculado a la iniciativa no solo comprando la producción, sino también apoyando al campesino con semillas, abono y asistencia técnica.

Tal es el caso de la multinacional estadounidense de bebidas y aperitivos PepsiCo que tiene por lema ‘el desempeño con propósito’ que empieza desde la base de su negocio, el inicio de la cadena de valor: el agricultor.

PepsiCo le compra a más de 50 proveedores (asociaciones o personas naturales) en 10 departamentos (liderados por Cundinamarca) 98.400 toneladas de alimento al año entre papa, plátano, maíz y yuca pelada para sus productos Frito Lay.

Lisardo Ñustes, gerente de Compras Agrícolas de PepsiCo Alimentos Colombia, asegura que una de las grandes ventajas es que al tratarse de un precio fijo los productores evaden la mayor debilidad del mercado: la incertidumbre.

También han trabajado en disminuir los impactos climáticos en la cosecha, en que los campesinos adquieran Buenas Prácticas Agrícolas (BPA) y se capaciten en el manejo responsable de productos agroquímicos.

“Nos interesa la sostenibilidad del negocio en el tiempo porque dependemos de ella”, resalta Ñustes, al tiempo que cuenta que apoyan a sus aliados para que sean más productivos a través de la compra de maquinaria.

“En papa, por ejemplo, la mayoría de la cosecha del país no es con máquina, sino manual. Para alcanzar eficiencia el año pasado logramos comprar ocho cosechadoras, se las entregamos a los productores como un anticipo y se las cobramos con cosecha”.

Para este producto en específico del que se demandan 65.000 toneladas anuales (siendo los mayores compradores de papa industrial), también se logró un plan de abastecimiento de manera que el producto se almacena hasta por tres meses para no quedar vulnerables ante los volúmenes de producción.

La alianza queda detallada en un contrato donde se negocia un rango de precios, se acuerdan condiciones de calidad, se determinan volúmenes fijos y se definen unas cláusulas de cumplimiento.

“No manejamos precios de mercado, si están bajos no nos interesa, solo hacemos negociaciones justas en beneficio mutuo”, destaca el gerente de compras agrícolas.

Al final se cumple el objetivo bajo el que nació este programa pues se premia la productividad, se incrementa la rentabilidad y competitividad de las partes y se promueve la cohesión social de las comunidades rurales desde la generación de empleo.

Alberto Callejas, Director de Operaciones Andino de PepsiCo explica que le han aportado al crecimiento del sector al considerar y tratar a los agricultores como socios estratégicos. “Nuestro objetivo es desarrollarlos y convertirlos  en agroempresarios”, concluye.

Así son las alianzas productivas
El proyecto impulsa agrícolas, pecuarias, forestales, pesqueras y piscícolas de los pequeños productores orientadas a la generación de ingresos y desarrollo sostenible, aprovechando el acceso que estos tienen a los factores de producción (tierra y trabajo). Además es sostenible en el tiempo ya que 72 % de las alianzas mantienen vigentes sus vínculos después de dos años.

Innovación y rentabilidad financiada por privados
Una crisis económica amenazó la estabilidad del negocio de José Manuel Avellaneda, productor de papa en la sabana de Bogotá, pues las fluctuaciones del mercado se llevaban sus ganancias.

Hoy es reconocido como uno de los primeros agricultores que firmaron con la multinacional PepsiCo y vende a ellos 100% de su cosecha.

¿Hace cuánto tiene una relación productiva con la empresa?
Hace 20 años comenzamos la relación con Margarita, hace 14 con Frito Lay y con PepsiCo desde que se constituyó en 2010. 

¿Cómo se enteró de este convenio?
Hace 20 años, cuando nosotros vendíamos papas en la plaza, la firma Margarita se nos acercó para establecer contratos con precios de sustentación, lo que nos pareció muy atractivo. Ahí empecé a venderles papas como contratista en la zona de Alto de las Rosas. Desde entonces la relación continuó.

¿Qué lo motivó a hacer parte del programa?
Nos motivaron las condiciones del contrato. Nosotros ya trabajábamos con PepsiCo como proveedores de papas y de semillas. Entonces la compañía nos propuso entrar en el programa de cultivos asociativos, del que por cierto fuimos los primeros en participar. Este programa supone una tranquilidad para nosotros ya que la firma no solo nos provee tierra, semillas y  abono (lo que supone un gran alivio en la inversión) sino que está muy encima de la evolución de los cultivos y nos asesora en todo momento.

¿De cuánto es su producción y cada cuánto?
Bajo el programa de cultivos asociativos de PepsiCo cultivamos 120 hectáreas semestrales, lo que representa cerca de 5.000 toneladas en dicho periodo de tiempo.

¿Qué porcentaje de su cosecha vende a PepsiCo y a quién destina lo restante?
El 100% de la cosecha de papa que se realiza bajo el programa de cultivo asociativo está destinado la compañía. 

¿Qué ventajas encuentra en esta vía de comercialización?
PepsiCo sin duda nos ha ayudado a crecer. Yo empecé de la nada: en el año 2000 vendía papa al mercado y me quebré debido a su comportamiento y a algunas enfermedades que sufrieron los cultivos. Ahí decidí empezar la relación con Margarita bajo contrato y hasta el día de hoy ha sido excelente.

¿Y en tecnología?
Además hemos crecido mucho gracias a la mecanización, un proceso en el que PepsiCo nos ha acompañado y capacitado. En resumen, la relación con la compañía es excelente y espero que dure mucho más para poder seguir innovando tecnológicamente y ampliando la producción.

Las Opiniones:
Lisardo Ñustes
Gte. Compras Agrícolas PepsiCo Alimentos Colombia

“Somos los mayores compradores de papa industrial por lo que queremos lograr un desempeño con propósito desde la base de nuestro negocio”.

Carolina González
Directora de la Fundación PepsiCo Colombia
“Nos preocupamos por trabajar de la mano con los agricultores del país como una forma de aportar al desarrollo de las comunidades”.