.
ARCHIVO Orgánicos nacionales llegan a Estados Unidos, Suiza y Alemania
domingo, 8 de febrero de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Paula Delgado - pdelgado@larepublica.com.co

Según datos de Fedeorgánicos, en el país hay cultivadas 40.000 hectáreas de estos alimentos que se rigen por los lineamientos de la resolución 187 de 2006 del Ministerio de Agricultura.

Sin embargo, para comercializarse en el exterior deben contar con certificaciones de calidad ajustadas por países o regiones. En Europa, por ejemplo, los alimentos deben cumplir con los requerimientos de las normas CEE 834 de 2007 y la 889 de 2008.

“No se puede calificar como orgánico a un alimento que no tenga el aval del Organismo Nacional de Acreditación (Onac). Esta organización fue creada por el Estado para vigilar y garantizar la calidad ecológica de los cultivos”, explicó Luis Betancur, presidente de Fedeorgánicos.

Dado que los productores nacionales cumplieron con dicha tarea, han generado mayor competitividad en las empresas exportadoras, “pues las demandas internacionales las llevan a ajustarse a los estándares globales”, sostuvo María Claudia Lacouture, presidenta de ProColombia. 

Con el apoyo de la entidad de promoción, nueve compañías colombianas asistirán a Biofach 2015, la feria más importante de orgánicos a nivel mundial que se llevará a cabo entre el 11 y el 14 de febrero en Núremberg, Alemania.

Una de ellas es Factoría Quinoa, que llega con su producto a Suiza, Estados Unidos, Noruega, Malasia y Hong Kong. “Casi todo lo que producimos lo exportamos. En otros países prefieren consumir productos naturales así sean más costosos, siempre y cuando tengan su sello de certificación”, aseguró Adriana Páez, directora de comercio internacional de la firma.

Otra de las empresas participantes es Corpocampo, exportadora de palmitos y acaí a República Checa, Grecia, Australia y Canadá. Su gerente Pilar Prieto explicó que “Colombia está todavía en el proceso de querer adquirir productos naturales”. Además recordó que en otros lugares del mundo, por el contrario, “no se les ocurre consumir algo que no sea orgánico certificado por los beneficios a la salud que estos conllevan”.

De acuerdo con Fedeorgánicos, para que un producto sea calificado como tal debe ser resultado de una serie de procesos sustentados en sistemas naturales  “para mantener y recuperar la fertilidad de los suelos y la diversidad biológica por medio del manejo adecuado del recurso hídrico, y los residuos”.

Ventas por US$33.000 millones

La comercialización mundial de productos orgánicos superó el año pasado los US$33.000 millones en ventas y espera un crecimiento de dos dígitos para los próximos años por cuenta del impulso que le daría a la demanda el crecimiento de la economía de países como Estados Unidos, importador tradicional de este tipo de alimentos. Además, la valoración de los mismos en el mercado permite que quienes se dedican al negocio alcancen una rentabilidad de hasta 50% con respecto a los productos ordinarios.