La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

María Carolina Ramírez Bonilla - mcramirez@larepublica.com.co

Con éxito terminó la subasta por dos filiales del Grupo Interbolsa, se trata de Interbolsa Panamá y la firma de crédito hipotecario Acercasa.

Todo sobre el caso Interbolsa

En el día de ayer la audiencia que se cumplió en la Superintendencia de Sociedades, dio como resultado la venta de Interbolsa Panamá por US$2,1 millones y la de Acercasa por $1.999 millones.

De esta manera el Grupo Interbolsa logra aumentar su liquidez en un valor aproximado de US$3,1 millones, pues si bien en sus activos se contaba con el valor potencial de estas entidades, el hacer la venta representa un dinero líquido que será de gran utilidad en el proceso de reorganización si no se llega a acuerdo y debe liquidarse.

Según los resultados de la subasta, la filial de Interbolsa en Panamá fue vendida a la firma comisionista de Bolsa de México, IPG. De acuerdo con la información conocida, IPG es una Casa de Bolsa independiente, que ofrece servicios de banca privada e inversiones patrimoniales. Asimismo, ofrece servicios de intermediación bursátil, asesorías de inversión, banca privada y banca de inversión.

La referida transacción está sujeta a la autorización correspondiente por parte de la Superintendencia del Mercado de Valores de Panamá. De igual forma, en la asamblea realizada en la Supersociedades, la compañía Acercasa, fue vendida por $1.999 millones. En este caso el comprador fue Kandeo Fund Capital que es un fondo de inversión administrado por Fiduciaria Corficolombiana, entidad que es propiedad de la holding financiera Grupo Aval.

Otra de las compañías que se dijo podría ser vendida es la Sociedad Administradora de Inversión SAI, sin embargo hasta ahora la Supersociedades no ha dado autorización para iniciar el proceso de venta.

“Para la venta del mencionado activo, el dinero que ingrese a Interbolsa S.A. producto de esta enajenación, cuenta con una orden de embargo y deberá consignarse a órdenes de dicha Superintendencia”, dijo el ente de control.

Abogados consultados afirman que en estos proceso lo que se quiere asegurar es el dinero de los ahorradores o clientes de la firma. En un proceso de reorganización es natural que se presenten este tipo de operaciones y lo que garantizan es la entrada de un dinero líquido que le será útil a la hora de pagar.

Cabe recordar que Interbolsa S.A. está bajo el marco de la Ley 1116 de 2006. Cuando se inició el proceso el superintendente de sociedades, Luis Guillermo Vélez aseguró que “en este momento hay una separación patrimonial entre la matriz Interbolsa y las empresas subsidiadas. Lo que no se puede es enajenar las acciones entre las 23 empresas”.

Estados financieros del grupo antes de su reorganización
Según los resultados financieros el día en que se toma la decisión de hacer la reorganización empresarial, el grupo cuenta con activos del orden de los $588.937 millones, pasivos por $301.848 millones y un patrimonio de $287.088 millones. Con este balance para Luis Guillermo Vélez, superintendente de sociedades, la situación de la empresa no es crítica y es por eso que se ordena la reorganización con la idea de llegar a solventar sus deudas y que siga en funcionamiento. Vale aclarar que la medida no busca liquidar la holding sino ponerla en orden. El proceso ya está en desarrollo y se esperan nuevas conclusiones.

Las opiniones

Luis Guillermo Vélez
Superintendente de Sociedades

“Hay una separación patrimonial entre la matriz Interbolsa y las empresas subsidiadas. Lo que no se puede es enajenar las acciones”.