.
ARCHIVO Eventos un turismo que merece atención
sábado, 6 de abril de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Alexandra Torres

El turismo de reuniones es el segmento turístico de mayor crecimiento en la última década. Mientras en Europa y Estados Unidos este boom llegó hace unos 20 años, en Asia hace 10 años, en Latinoamérica es más reciente y la región tiene mucho camino por recorrer.

Hoy en día, existe una gran competencia de destinos para captar congresos, convenciones y viajes de incentivos internacionales, por los beneficios que éstos generan. El gasto de quienes participan en el turismo de congresos es habitualmente entre 3 y 4 veces más que el generado por un turista vacacional. Así mismo, el perfil socio económico de un asistente a un evento internacional es realmente alto, siendo por lo general, profesionales destacados en su actividad, acostumbrados a viajar y con un presupuesto solventado por la institución que representan, a lo que también se suma el propio presupuesto personal de cada participante.

Por otro lado, si bien el turismo es muy sensible a cualquier crisis económica mundial, los eventos son de los últimos en recibir su impacto. Siempre existirá la necesidad de realizar intercambios profesionales. Los congresos y reuniones se seguirán desarrollando, las asociaciones profesionales de todos los campos, continuarán trabajando como siempre y necesitarán nuevos lugares donde realizar sus eventos. Es aquí donde se presenta una gran oportunidad para Bogotá.

El turismo de eventos crea empleos calificados, promueve la capacitación e intercambio profesional, se constituye como una herramienta de relaciones entre países; moviliza localmente una gran cantidad de dinero como consecuencia del eslabonamiento productivo con otras actividades económicas y se convierte en un factor de multiplicación de los esfuerzos promocionales.

Debe rescatarse, en este sentido y de acuerdo a cifras reportadas por la Asociación Internacional de Congresos y Convenciones (Icca por sus siglas en inglés), que en el año 2007 Bogotá obtuvo un crecimiento del 88% en realización de eventos de talla internacional el cual ha mantenido. Entre más de 377 ciudades, del puesto 114 escaló al 45 a nivel mundial y se posicionó entre los primeros diez de Latinoamérica. En el año 2012, contabilizando únicamente los eventos gestionados por el Bogotá Convention Bureau, la ciudad obtuvo un impacto económico de US$25 millones con 11.600 asistentes internacionales, cifra que ya se superó en el primer trimestre de 2013 cuya proyección para el año es de USD$36 millones con 27.000 visitantes. Sin embargo, no podemos cerrar los ojos a la labor de mercadeo que muchas ciudades están desarrollando acertadamente para promocionar sus destinos. La competencia es dura y surge la pregunta ¿Mantenemos la dinámica de crecimiento ya existente, o buscamos acciones que superen los resultados ya obtenidos?

La ciudad tiene todos los ingredientes necesarios para convertirse en un destino de clase mundial en realización de eventos, pero exige, -tanto del sector público como del privado-, mayor unidad y presupuestos.

Debemos apropiarnos de Bogotá, capacitar nuestro recurso humano, apoyar la construcción del nuevo Centro Internacional de Convenciones Ágora Bogotá, revisar la capacidad futura del Aeropuerto Internacional El Dorado, el cual desde ya sabemos que es insuficiente, y fortalecer el bilingüismo entre otros. En otras palabras, mejorar nuestra competitividad.

Bogotá, un destino cinco estrellas para hacer negocios
Bogotá ofrece infraestructura hotelera de altos estándares de calidad internacional. Se destacan prestigiosas cadenas nacionales e internacionales y dispone en promedio de 12.000 habitaciones, cifra que se incrementará en los próximos cinco
años con la entrada en operación de 4.500 más. Hay 195 salones de reunión, dispone de 65 centros de convenciones y auditorios, así como un recinto: Corferias.