.
ARCHIVO Establecer reglas a temprana edad es clave para que su perro le obedezca
miércoles, 14 de noviembre de 2012
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Lograr que un perro obedezca cuando se le da una orden, que no moleste la visita y no termine dañando los muebles y zapatos, es un deseo de muchas personas que tienen a este fiel animal como mascota en casa.

Para lograrlo no hay que valerse de cientos de estrategias, basta con hacer un plan de entrenamiento desde temprana edad, el cual implica una caracterización de la personalidad del animal, conocimiento de los gustos y fijación de reglas.

De acuerdo con Steven López, etólogo canino de  la escuela de entrenamiento Huellas,  el adiestramiento de perros  se desarrolla en un conjunto de ejercicios donde se le pide al perro que haga algo que el ya sabe muy bien, pero   cuando se le da la orden. Alcanzar ese objetivo, según explica el experto, depende mucho de la edad, pues mientras más adulto este el perro es menor el nivel de concentración y  tiene comportamientos más arraigados que resultan más difícil de cambiar.  “La edad ideal para iniciar a entrenar a un perro es entre los 3 y 8 meses, debido a que el perro tiene un mentalidad diferente, mayor concentración y capacidad física”, señaló López.

Júnior Garzón León, adiestrador canino, afirma que uno de los errores más recurrentes que cometen las personas que tienen perros, es que cuando cachorros los dejan subirse a los muebles, camas, comer del mismo plato, pero una vez crecen empiezan a generar restricciones que el  animal no logra entender. De allí, la importancia de que se establezcan reglas desde un principio. “es mejor enseña que corregir”, aseguró Garzón.  

El experto agregó que para evitar daños en casa y alcanzar la obediencia, además  de las normas es fundamental la actividad física.  “Los perros al igual que los humanos, necesitan actividad física, salir a correr, caminar, practicar un deporte; pues de esta manera pueden liberar sus energías. Muchas de las veces por la que los animales cometen daños es debido al encierro constante”, dijo Garzón.

Tipos de técnicas

Aunque desde el hogar  se pueden aplicar técnicas de obediencia, las escuelas de entrenamiento son los espacios recomendados y resultan una buena alternativa  para lograr que un perro sea educado. En estos establecimientos enseñan, tanto al guía como a los perros, los ejercicios que se deben realizar para el desarrollo de habilidades. La inversión depende de las necesidades de su propietario,  ya sea evitar que el perro jale la correa, cruzar correctamente la calle, mecanismos de defensa, ente otras, pero en promedio,  está en un rango entre los $120.000 y $1.000.000, con una intensidad horaria mínima de 30 minutos diarios por un periodo de dos meses.

En el mercado, se usan diferentes técnicas, como el adiestramiento en presa, que se basa en premiar las buenas conductas con juguetes, el adiestramiento coercitivo, cuya técnica es usar collares de ahogo, utilizada principalmente para los caninos indiferentes a la comida  y el adiestramiento  con refuerzo  positivo que   se basa en premiar lo que haga el perro con comida y con juguetes. Esta última es según los expertos la más utilizada, pues   logra que el canino  esté a la expectativa en medio del entrenamiento combinando el juego con la alimentación.   Finalmente, a la hora de entrenar a un canino, Garzón  recomienda buscarle diferente espacios para el desarrollo de los ejercicios. Es ideal  cambiarles  el escenario de la casa,  por parques, calle, para asegurar que  el perro obedezca en cualquier situación.