.
ARCHIVO Canadá y las oportunidades de negocio
lunes, 16 de febrero de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Olga Fernández de Soto

Tradicionalmente la balanza comercial entre Canadá y Colombia ha sido dinámica, especialmente en el sector agroindustrial. No obstante, la entrada en vigencia del TLC en agosto de 2011, esta ha sido y sigue siendo deficitaria para Colombia. 

Basados en cifras consolidas 2013 (fuente Dian) el top 20 de las ventas de Canadá a Colombia representan más de 50% del total de importaciones en donde prevalecen las lentejas US$105 millones, el trigo y el morcajo US$81 millones, el papel y cartón US$48 millones. En cuanto a las exportaciones colombianas hacia Canadá, en  2013 el producto líder fue el café con cerca de US$86 millones, seguido de los aceites crudos de petróleo con US$50 millones, hullas térmicas US$35 millones, las rosas US$31 millones. Si miramos el comportamiento de las exportaciones de Colombia, el top 20 de productos representa más del 90% del total. Después aparecen una gran variedad de productos con valor agregado pero que individualmente no son representativos.

Según datos emitidos por ProColombia, después de la entrada en vigencia del TLC y haciendo un corte a mayo de 2014, 425 empresas empezaron a exportar a Canadá con valores superiores a US$1.000; el 40% de estas empresas pertenecen al sector manufacturero, seguido de agroindustria con 36%, confecciones y prendas de vestir 24%. En cuanto a productos, se exportaron 193 productos nuevos, de los cuales 82 salen de Bogotá, 57 de Antioquia y 17 Valle del Cauca entre los mas representativos.

Es puntualmente en este espectro donde se despliegan las verdaderas oportunidades de exportación para los empresarios colombianos. Se abren posibilidades para el comercio de productos con valor agregado y con alto grado de transformación. En esta canasta se incluyen: hortalizas, alimentos (especialmente orgánicos), conservas, derivados de café, aparatos eléctricos, cosméticos, autopartes, envases, textiles, ropa interior, ropa infantil, uniformes, cueros, vestidos de baño, muebles, entre otros. En servicios se resaltan los relacionados con animación digital, industria gráfica y editorial, software, tercerización de BPO y turismo de salud. 

Sin duda, las oportunidades son amplias para empresas pyme que cuenten con estructuras asociativas que permitan atender un exigente consumidor como lo es el canadiense. Estos formatos de unión (cooperativas, consorcios, uniones temporales) juegan un papel fundamental para el eficiente desarrollo de la innovación, de la cadena de abastecimiento, de la calidad de los productos, así como para el otorgamiento de certificaciones requeridas, y dada la particularidad del tamaño de mercado canadiense, para lograr economías de escala.

Por otro lado, en materia de inversión también se han identificado atractivas oportunidades para el empresariado Colombiano. Tal y como ha sucedido históricamente en el sector minero y petrolero, inversionistas canadienses han manifestado interés en invertir recursos en empresas colombianas de otros sectores, con el fin de trabajar en conjunto distintos proyectos locales (por ejemplo de infraestructura) o de producir material de exportación hacia los países con los que Colombia tiene tratado de libre comercio.

De manera que si la pregunta es si el TLC entre Canadá y Colombia genera oportunidades para los empresarios colombianos, la respuesta es SÍ, máxime en la coyuntura económica actual que favorece a los exportadores con precios más competitivos y con un mercado sólido y estable como el canadiense.

El gran reto está en la elaboración de estrategias para que los empresarios colombianos pongan en sus radares de exportaciones y de inversión al quinto mayor importador per cápita del mundo, al generador del 2.6% del PIB mundial y al país con un ingreso per cápita superior a US$38.000. 

Para estos efectos tanto la Cámara de Comercio Colombo Canadiense, las Embajadas, así como ProColombia, ofrecemos programas y servicios que otorgan herramientas, contactos e información de valor agregado para promover relaciones comerciales entre la comunidad.