.
Analistas 15/09/2021

Bitcoin en El Salvador - Aprendizajes para Colombia

Stefan Krautwald
Managing Director Latin Leap

La adopción de bitcoin como moneda de curso legal en El Salvador ha marcado un precedente importante para toda la industria tecnológica y los mercados financieros globales.

Por primera vez, un criptoactivo, en este caso bitcoin, ha sido adoptado como divisa oficial en un país. Sí, un criptoactivo, no emitido ni controlado por ningún gobierno, sin fronteras y abierto al mundo, basado en las leyes de oferta y demanda, y operado netamente en base a tecnología moderna e independiente de cualquier ente gubernamental.

Es común ver opiniones encontradas en cuanto a los beneficios de tener un activo de esta naturaleza como moneda de curso legal, ¿pero qué podemos aprender para Colombia de la apuesta salvadoreña por bitcoin?

La realidad es que, en El Salvador y en casi todo el mundo, el mercado cripto ya existe en esos territorios y no para de crecer en montos transados y en número de usuarios. Desde 2009 que nació bitcoin, su adopción global ha crecido a tasas que en la historia reciente solo vimos con la llegada del internet. De hecho, varios países en Latinoamérica, entre esos Colombia y Venezuela, han estado en el top 10 de países que más usan cripto en el mundo, en varios estudios de buena fuente conocidos y consultables públicamente.

¿Por qué El Salvador adopta bitcoin?

Uno de los puntos más relevantes que tomó en cuenta el gobierno de El Salvador fue el volumen de remesas que el pueblo salvadoreño recibe, principalmente desde los Estados Unidos, y que equivalen a alrededor de 20% del PIB. Más de dos millones de nacidos en este país están constantemente enviando dinero desde el exterior, normalmente a través de soluciones poco eficientes en costos y tiempo.

Con bitcoin, los salvadoreños podrán recibir remesas casi instantáneamente desde cualquier lugar del mundo y a costos hasta 90% menores, y en el caso de usar la billetera del gobierno, Chivo, será gratis. Esto ahorrará millones de dólares mensualmente al pueblo salvadoreño, además de quitar fricción en el envío de remesas, lo que es un gran incentivo para que estas aumenten.

¿Remesas en Colombia con bitcoin?

Las cifras de Colombia en cuanto a remesas son relativamente cercanas a las de El Salvador. Habiendo cerrado el primer semestre del año en casi US$4.000 millones, se ve un alto potencial de introducción de un sistema más eficiente, como pueden ser los criptoactivos, con bitcoin como primera opción, y así no incurrir en altos costos y demoras de varios días para recibir las transferencias.

La pregunta de muchos: ¿Pero en Colombia qué se puede hacer con bitcoin, si no lo tenemos como moneda de curso legal?

La buena noticia es que en el piloto de la Superintendencia Financiera ya se encuentran operando plataformas que permiten el cambio de bitcoin y otros criptoactivos por moneda local, transferida a billeteras móviles o cuentas bancarias. En junio se lanzó Bitpoint en la arenera de la Super, y las noticias se ven muy alentadoras en su fase inicial, por lo que cada vez más usuarios están cambiando sus bitcoins por pesos colombianos, además de recibir el dinero a través del sistema financiero actual, lo que sigue en línea con las metas de inclusión financiera del país.

Pero no solamente tenemos el caso de las remesas recibidas por colombianos desde el exterior. Necesitamos dar opciones a los millones de venezolanos que han llegado al país y que encuentran en su moneda local, el bolívar, un reto para enviar dinero a sus familiares en Venezuela. Este es otro caso de uso en los que este grupo de personas pueden comprar bitcoin, desde plataformas como Bitpoint, con visibilidad de los entes de control, y poder hacer la compra de bitcoin o fracciones de este para enviarlo casi instantáneamente a Venezuela de forma segura.

Aquí lo más importante es darnos cuenta de que ya se usa bitcoin en grandes cantidades, que la necesidad está presente en el país y que el “banneo” o restricción que vimos en años anteriores en Colombia al parecer está evolucionando, por la misma dinámica del mercado y la adopción orgánica de los usuarios.

Muy bien por la Superfinanciera, que se dio cuenta que es mejor estudiar y entender lo que sucede con los criptos, que dejar a los consumidores desprotegidos sin regulación alguna. De hecho, aunque la Super aún no regula las empresas cripto, sí tiene visibilidad de las transacciones del piloto de la arenera, por lo que para cualquier colombiano que busque comprar o vender bitcoin o algún otro criptoactivo, siempre la recomendación es acceder a estos a través de las compañías participantes de este piloto.

¿Qué otro beneficio tendría una economía “bitcoinizada”?

En el caso de El Salvador, esto no aplica, porque ya está dolarizada su economía, pero para cualquier país que tenga problemas de devaluación de su moneda, como sucede con el peso colombiano, el argentino, bolívar y demás, el uso de dólares o bitcoin puede poner el freno definitivo a la impresión desmedida por parte de los bancos centrales, que sin muchas opciones de corto plazo ante las crisis económicas terminan imprimiendo billetes inorgánicamente que llevan irremediablemente a la inflación y devaluación de su moneda.

Sin duda que abolir el peso colombiano y cambiarlo por bitcoin no es algo que veremos en los próximos años, sin embargo, lo sucedido con El Salvador creará las bases para entender el comportamiento y efecto real en la economía con un activo como bitcoin circulando de forma abierta, que al menos en su fase inicial, aún con algunos fallos normales en su lanzamiento, ha atraído millones de dólares de todo el mundo en inversión, además de la creación de miles de puestos de trabajo.

Esta década es para los criptoactivos como bitcoin lo que los 90s fueron para el desarrollo y crecimiento de internet. La adopción se acelera y los mejores casos de uso aún están por verse. La tecnología avanza mucho más rápido que las leyes pero vamos por buen camino, y la apertura temprana de los gobiernos a esta tecnología para su uso de forma estructurada y bien regulada creará una fuerte dinámica económica proveniente de inversiones de todo el mundo que ya ve a bitcoin, blockchain y los criptoactivos como el futuro.

Todos los entusiastas cripto de Colombia aplaudimos a la Superintendencia Financiera por estar adelantándose en Latinoamérica. ¿Veremos más uso regulado de cripto en Colombia pronto?