Analistas

La buena mesa

GUARDAR

Colombia se está posicionando como un nuevo y exótico destino turístico del mundo. Las cadenas internacionales de hoteles y restaurantes tienen apetito por invertir y participar de este mercado; además, la mejora en la oferta gastronómica ha contribuido en este propósito. 

 
Si bien nuestra comida criolla es variada por regiones y de gran riqueza en sabores y satisfacción, en los últimos años nuestras principales ciudades han generado escenarios de competitividad para atraer turistas y comensales. La oferta de restaurantes en inmuebles con alta inversión en su infraestructura y de cocinas con capacidad de elaborar comida gourmet, muestra continuamente mejoras en calidad. 
 
Bogotá lidera esta nueva tendencia. Se presenta un gran avance en Cali, Medellín y Cartagena, por mencionar solo algunas de nuestras atractivas ciudades. Es tan válida esta evolución e innovación culinaria, que un parámetro para calificar el desarrollo local es su propuesta en este ámbito. Por eso se puede afirmar que en Barranquilla se come bien y que, prueba del avance de Santa Marta y Barichara, está en la cantidad de nuevos restaurantes de alto nivel.
 
  Incluso, para comparar hoteles y hasta clubes sociales, la aptitud en el servicio culinario es señal de distinción. La nueva torre del Hotel Las Américas de Cartagena cuenta con un restaurante de altísima clase, liderado por el chef español Ramón Freixa, distinguido con dos estrellas Michelin; y el Hotel B.O.G en la capital del país hizo una alianza con nuestra chef galardonada Leonor Espinoza, para atraer amantes de la buena mesa.
 
Complementariamente se ha desarrollado un sector empresarial de calidad internacional. Por mencionar algunos lugares, Andrés Carne de Res de gran atractivo para turistas y locales; restaurantes bogotanos de tradición que se han mantenido vigentes como La Fragata, Pajares Salinas y Piccolo Caffe; además de una nueva generación de chefs empresarios y líderes restauranteros como Harry Sasson, Leo Kats y muchos más.
 
Las cadenas de restaurantes, tanto internacionales como nacionales, entendidas por sucursales o franquicias de alto estándar, ya son comunes en nuestras ciudades. Merece especial reconocimiento Crepes & Waffles por su expansión con calidad. Por otra parte, los locales ancla de los centros comerciales pasaron a ser principalmente sus restaurantes o plazas de comidas. 
 
En nuestro país, hoy valen más de $2 billones mensuales las ventas de los restaurantes; lo que demuestra la importancia de este sector; en concordancia con un cambio cultural de los hábitos de las familias colombianas.
 
Un tema entre usuarios asiduos de restaurantes es compartir sus experiencias y las singularidades de los espacios, del diseño, del mobiliario, en fin del servicio y, por supuesto de los platos gourmet de la carta  y la variada disposición de vinos. Tema entre diseñadores es la importancia del lugar de acuerdo a la arquitectura y su innovación. 
 
Así, la destreza en la cocina y la habitualidad en descubrir y disfrutar restaurantes son considerados, de manera reciente, como aficiones que marcan un alto estándar en el estilo de vida. Por ello, se ha vuelto frecuente que ejecutivos se deleiten con el arte de cocinar. La buena mesa contribuye en la mejora de la calidad de vida. 
 
Para enfatizar, desde el tópico económico y social, nuestro avance gastronómico constituye un nuevo foco de atracción. El turismo junto con los hoteles y restaurantes aportan al crecimiento económico de nuestras regiones y son importantes fuentes de empleo y prosperidad.
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés