.
Analistas 29/03/2021

Ritmo de vacunación y recuperación en Colombia

Sergio Clavijo
Prof. de la Universidad de los Andes

Las noticias de invención de la vacuna anti-covid durante el segundo semestre de 2020 resultaron mejor de lo esperado. De una parte, se tuvieron seis de ellas (Pfizer, Moderna, JJ, Astrazeneca y las provenientes de China y Rusia). Lo que usualmente se hacía en años, aquí se logró en un semestre, gracias a los avances científicos tras batallar el SARCs y el Ébola. En segundo lugar, se tuvo un gran triunfo científico al usar métodos que enseñan a células humanas a fabricar sus propias defensas, en vez de las proteínas que harían esa tarea. En tercer lugar, los manejos de pruebas aleatorias fueron buenos y lograron efectividades superiores a 90% en la mayoría de los casos. Y, por último, se ha tenido efectividad 100% evitando fallecimientos de los vacunados.

Aunque la institucionalidad global de la OMS, asediada por Trump, no funcionó bien, sí hubo sana “competencia” por países. Y, además, la fabricación y diseminación va mostrando buenos resultados en 2021. Se pensaba que los países avanzados iniciarían su aplicación mediados de 2021 y he aquí que se inició desde finales de 2020.

Lo anterior no significa que los riesgos de recaída en olas de contagio más graves estén totalmente superada, pues se sabe de unas 120 variantes del Covid-19 y una docena de ellas más virulentas. Buen parte de Francia ha estado ya casi un mes bajo toque queda (6pm a 6am) y se acaba de anunciar en el norte de Italia nuevos confinamientos en la zona de Lombardía, origen de la infección en Europa a inicios de 2020.

Pero la buena noticia es que se ha comprobado que, hasta la fecha, esas vacunas, fabricadas en varias partes del mundo, están siendo efectivas aun contra esas variantes (antes comentadas). El punto de discusión ahora es sobre velocidad de fabricación, distribución y aplicación.

El gráfico adjunto ilustra el record de vacunación por cada 100 habitantes en los países que mantenían el liderazgo. Por ejemplo, Israel mostraba al finalizar marzo de 2021 una cobertura cercana a 53% de su población (suponiendo la doble dosis). De continuar a este ritmo, cabe esperar que para junio ya esté en niveles de cobertura de 75% y, por lo tanto, con inicio de una normalidad económica y social a lo largo del segundo semestre de 2021. Han tenido a su favor la gran disciplina social que les provee su organización cuasi-militar, estando siempre en estado de alerta por el conflicto del Medio-Oriente, y también su volumen de población relativamente bajo de unos 10 millones.

En segundo lugar figura Gran Bretaña con un cubrimiento de 20% de su población al corte de marzo. Aquí la paradoja ha sido el haber sufrido una de las tasas de mortalidad más elevadas: con 126.000 fallecidos llega a 1.800 muertes por millón de habitantes en Gran Bretaña, superando a los 1.500 del Perú. Pero se estima que Gran Bretaña está en capacidad de acelerar su ritmo de vacunación para llegar a 60% de cobertura en junio y a 75% en septiembre, permitiéndole superar uno de los confinamientos más duros de Europa.

Estados Unidos y Chile se desplazan por la mitad de la tabla en materia de vacunación, partiendo de 17% actual de cobertura y estimándose que podrían alcanzar 50% en junio (recién lo anunció Biden para el emblemático 4 de julio) y 75% para septiembre. Aunada a esta aparente “normalización” durante el segundo semestre, se tiene el gran paquete de estímulo fiscal (equivalente a +10% del PIB), todo lo cual hace pensar que su crecimiento podría llegar a 6,5% en 2021, tras solo haberse contraído -3,5% en 2020.

Chile con esas expectativas de cobertura de 75%, para septiembre de este año, lidera el ritmo de vacunación en América Latina. Sus expectativas de rebote económico también apuntan hacia un +6% en 2021, compensando su -6% de 2020. Sin embargo, mucho de esto dependerá de la magnitud del nuevo encerramiento que ahora se anuncia, a pesar de los avances en vacunación.

Colombia empezó algo tarde su programa de vacunación, comparados con Chile, México o Perú. Al corte de marzo, se tenía una cobertura cercana al 1% de la población, pero se tiene la esperanza de aceleración, de tal manera que al corte de junio podría tenerse una cobertura de 25% y de 50% para septiembre de este año. Sin embargo, el efecto de “inmunidad rebaño” que fundamenta la verdadera recuperación tan solo nos estaría llegando para finales del año al llegarse a 75% de cobertura en vacunación, siendo a la fecha incierta cómo estará respondiendo la fabricación global ahora que se han habilitado diversos puntos geográficos (incluyendo Argentina, Brasil e India).

Mucho también dependerá del juego que más adelante se le quiere dar al sector privado en materia de distribución. A este respecto debe graduarse muy bien el punto de entrada del sector privado. Esto para evitar que se pueda hacer el doble daño de desvíos de recursos-insumos (permeados por la corrupción de la ganancia fuera del sector público) y de falta de sana presión sobre el sector público para que aplique ganancias en eficiencia. Hemos estimado que para que Colombia alcance las metas ya señaladas se requerirán: aplicar 135.000 vacunas-mes, implicando no menos de unos 4.300 vacunadores, incluyendo los fines de semana. El DNP debería estar monitoreando si estaremos en capacidad organizativa de cumplir con estos requerimientos.