Analistas

Lotería de los commodities v.s. reformas estructurales

GUARDAR

Las exportaciones totales de Colombia se han venido contrayendo a ritmos de 4,5% anual (en dólares), al corte de enero-julio de 2014, llegando a los US$57.900 millones en últimos 12 meses.  Ello ha implicado una ampliación del déficit comercial del país, llegando a los US$1.912 millones en el periodo enero-julio de este año, y perfilándose hacia un déficit en la cuenta corriente en el rango 4,2% a 4,5% del PIB al cierre del presente año. 

Pese a este descalabro externo, la economía colombiana logro mantener un saludable crecimiento de 5,4% real durante el primer semestre del 2014.  Con ello, Colombia continua liderando el ranking de crecimiento en la región, aunque el pronóstico de Anif se perfila hacia 4,6% (para 2014 como un todo).   Pero la verdad es que la región no anda bien, pues difícilmente crecerá por encima de 1% en 2014, mientras que los países grandes andan mal (Argentina, Brasil y, en menor medida México) y aun aquellos con potencial de crecimiento superior a 5% se han descarrilado por la reversión en los términos de intercambio.  Por ejemplo, Perú tan solo crecería 3,3% y Chile 1,9% durante 2014.

Existe la hipótesis de que la región, en realidad, se había ganado una “lotería” de commodities, la cual no ha sabido administrar, incluyendo a Colombia.  Hasta la fecha, lo curioso es que Colombia ha sido el menos afectado por el fin del Súper-ciclo de commodities, ya que el precio del petróleo ha continuado elevado.  Pero todo parece indicar que difícilmente Colombia podrá evitar el ciclo de reversión que hoy enfrentan claramente Chile, Perú y Brasil, entre otros.  

En Chile, el cobre representaba 45% del total de exportaciones al cierre de 2013, lo que evidencia el fuerte golpe que sufrió el país por una desvalorización en el precio del cobre de 29% durante los últimos cuatro años. Junto con algunos otros commodities alimenticios, la canasta exportadora chilena se recarga en 61% en este tipo de bienes.   Además, su principal destino es China, con 30% de las ventas externas chilenas. 

En Perú, las ventas externas de commodities alcanzaron 54% del total de la canasta exportadora en 2013. Se destacan el cobre con 23% del total y el oro con 19%. Una vez más, tanto la caída del precio del cobre (ya comentada) como la del oro (de -27% en los últimos cuatro años) afectaron el desempeño del sector externo peruano, que le vendía 23.4% de sus exportaciones a China. 

Finalmente, Brasil recarga sus exportaciones en commodities alimenticios (23% del total), que han presentado una caída de 14% en su precio en cuatro años según el FMI, en hierro (13%) y petróleo (8%). Las exportaciones brasileñas van en 35% a China. 

En el caso de Colombia, las exportaciones se recargan en 74% en commodities, donde el petróleo acapara 47% del total y el carbón otro 11%. Geográficamente, estamos concentrados en los Estados Unidos con 39% del total de nuestras exportaciones.

En este sentido, la hipótesis de “la lotería” (que no hemos sabido administrar), pero que aún no se acaba totalmente, parecería acertada en dos aspectos: i) nuestra canasta exportadora se concentra principalmente en petróleo (cuyo precio sigue bordeando los US$100/barril de hace unos años, en su referencia Brent, gracias a una tensa geopolítica por conflictos en Rusia-Ucrania, Israel-Palestina y ahora la lucha internacional contra el Islamismo terrorista-Isis), y ii) nuestro principal socio comercial vuelve a crecer (Estados Unidos), mientras el de los demás países (China) empieza a desacelerarse. 

En síntesis, a Colombia todavía la salva el buen comportamiento de los precios internacionales del crudo, aunque sus volúmenes ya muestran declinación.  Pero en 2015-2016 será clave que el sector de construcción logre compensar las debilidades del sector minero; además de las ya evidentes del agro y la industria.  Para mantener la buena dinámica macroeconómica y evitar desaceleraciones estructurales (tipo Brasil) o coyunturales (como las de Chile y Perú), el país debe realizar importantes reformas estructurales que eleven la productividad multifactorial y mantenga al menos crecimientos de 4,5% anual.  La “lotería” de los commodities ya no estará a mano en 2015-2016, como ocurrió durante 2004-2014.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés