Analistas

Respecto a la sostenibilidad

GUARDAR

Santiago Castro - scastro@asobancaria.com

El impacto ambiental y los efectos colaterales de la continua evolución de las economías del mundo ha sido uno de los temas con mayor eco en los últimos años a nivel global. Actualmente, en el espectro local se han desarrollado múltiples iniciativas que buscan generar conciencia sobre la importancia de la protección al planeta y la reducción de índices de pobreza y desigualdad, pilares que engloban los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y representan un compromiso mancomunado entre el Gobierno y las organizaciones privadas.

La Agenda para el Desarrollo Sostenible sostiene que para su propósito se deben atender esferas económicas, sociales y ambientales resumidas en 17 ODS, con 169 metas, que se han venido incorporando en las agendas del sector público y privado. Hoy, estas metas son eje de trabajo de múltiples proyectos que entienden que su responsabilidad supera el quehacer estrictamente económico, e involucra también la protección al planeta y a sus habitantes.

Si bien cada país enfrenta retos específicos para cumplir con estas metas, para Colombia la agenda 2030 representa un camino claro para avanzar en su desarrollo. Por ello, en el Conpes 3918 de 2018, el país priorizó cerca de 147 Metas y 156 Indicadores, con los que medirá su avance en la consecución de sus Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Así mismo, es de destacar la alineación de los ODS con los objetivos del Plan Nacional de Desarrollo (PND), con lo cual nuevamente se ratifica el compromiso del Gobierno por intensificar sus esfuerzos al desarrollo íntegro de cada una de las regiones del país. Esta incorporación objetivos en materia económica, social y ambiental, afectaría, en todo sentido, la calidad de vida de los colombianos.

No obstante, las iniciativas gubernamentales deben ir acompañadas por intenciones privadas que convoquen al uso eficiente de los recursos, la conservación ambiental, el crecimiento verde, la innovación y la generación de empleo de calidad. Esto en mayor medida para los sectores productivos de considerable importancia para la economía nacional y, más aún, para aquellos con mayor impacto en los ecosistemas del país, como lo es la extracción minera.

En línea con lo anterior, es necesario reconocer que actualmente se encuentran en marcha iniciativas por parte de sectores económicos con alta importancia en la generación de valor, empleo y con grandes efectos multiplicadores a otros sectores productivos, dada su importancia como vehículo y motor de inversión en el país.

Ejemplo de ello es la actividad financiera, que aparte de buscar rentabilidad, crecimiento constante y estabilidad, también ha optado por aportar a indicadores sociales mediante la generación de empleo de calidad y la inversión en programas que propenden por mejorar la calidad de vida de los colombianos, muchos de ellos asociados a emprendimiento, salud, medio ambiente, arte y deporte. Además, y no menos importante, ha creado productos verdes que buscan la promoción de actividades amigables con el ambiente, una iniciativa de incentivos hacia la protección del planeta.

En síntesis, la importancia del desarrollo sostenible se ha resumido en los ODS que han tenido gran impacto e importancia en la economía colombiana. El llamado, en este punto, es tanto al Gobierno como el sector privado para alinear, con más intensidad, sus estrategias con los ODS que buscan hacer del mundo un lugar más equitativo y próspero.

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés