Analistas

Mitigando el riesgo cambiario…

GUARDAR

Las expectativas sobre la liquidez mundial de los mercados financieros, la nueva realidad en los precios del crudo y la incertidumbre internacional asociada al crecimiento de China han derivado, entre otras cosas, en una elevada depreciación de las monedas de los países emergentes. Colombia, desde luego, no ha sido ajena a esta realidad y, además de la difícil coyuntura que enfrenta por cuenta de la menor tracción de la demanda interna, la excesiva depreciación de tipo de cambio ha impuesto otro reto de gran calado para la economía. Y es que si bien la depreciación nos vuelve más competitivos, la celeridad con la que se ha materializado y su excesiva volatilidad ha terminado afectando el desempeño de muchos sectores productivos. 

El problema de esta excesiva volatilidad radica, en esencia, en que acrecienta la incertidumbre en los mercados y altera los precios relativos, lo que termina incidiendo en la dinámica del sector real. El país ha venido interiorizando a través de las últimas décadas que una mayor volatilidad influye de manera directa en las decisiones de inversión a través de la incertidumbre que genera sobre las proyecciones de costos y ventas de las empresas, en especial, en aquellas que tengan relación directa con el sector externo (exportadoras o importadoras) o apalanquen su operación con deuda en divisas. Sin embargo, la exposición al riesgo cambiario de las empresas colombianas continua siendo elevado, pues la deuda externa del sector empresarial representa un poco más de 95% de total de la deuda externa privada, alcanzando en los últimos años cerca de 13% del PIB. De allí que para las empresas del sector real las variaciones en la tasa de cambio tengan una importante incidencia ya que son muy pocas las que cuentan con mecanismos de cobertura natural.

De hecho, parece ser una regla que la mayoría de la empresas que tienen relación con el sector externo cuenten con descalces cambiarios, entendidos estos como la diferencia entre sus activos y pasivos denominados en moneda extranjera, lo que termina incidiendo negativamente en los márgenes de utilidad. Esto, sin duda, se convierte en un llamado imperativo para que las firmas, expuestas al riesgo cambiario, suavicen su exposición y estabilicen los resultados de sus balances accediendo a los instrumentos con los que hoy cuenta el mercado a través de los derivados financieros. 

Gracias al desarrollo de estos mercados en los últimos años, cada vez son más las empresas que acceden a mecanismos como Forwards (contratos en donde se establece la entrega de dólares en el futuro a un tipo de cambio pactado de antemano), swaps de divisas u opciones. Sin embargo, aún son muchas las empresas vulnerables a los choques cambiarios que no acceden a este tipo de  mecanismos y que no incorporan, a veces por la inherente dificultad de este tipo de estimaciones, escenarios cambiarios adversos dentro de sus previsiones y planes de inversión.

Luce por tanto imperativo que el sector real conozca estos mecanismos y evalúe la conveniencia de utilizarlos como una forma de garantizar su estabilidad. Este, sin duda, es un escenario a todas luces deseable y oportuno para el sector empresarial y, en particular, para las MiPymes. 

Y es que, como es usual, las empresas que más acceden a estos mecanismos suelen ser las de mayor tamaño, mientras las pequeñas y medianas empresas que operan con divisas suelen presentar niveles significativos de descalces cambiarios que no se encuentran cubiertos, desaprovechando con ello las ventajas en certidumbre que ofrece el uso de estas coberturas y dejándolas peligrosamente expuestas a las volatilidades cambiarias. 

En síntesis, son muchos los retos que las empresas, en particular las Mipymes, aún tienen en materia de conocimiento y uso de los mecanismos de cobertura. Sin embargo, la mayor profundización del mercado de derivados y la mayor educación financiera continuarán siendo aliados claves en la promoción y uso de este tipo de herramientas con el fin de que las empresas puedan enfrentar escenarios adversos asociados a la volatilidad del tipo de cambio.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés