Analistas

Blockchain

Uno de los temas que ha despertado tanto el interés como la preocupación de los mercados y agentes a nivel mundial es la tecnología de cadena de bloques o Blockchain, un desarrollo tecnológico que ha venido ganando fuerza, pues promete cambiar la forma en la que se intercambia valor hoy en día. Si bien el Blockchain va mucho más allá del dinero electrónico, erróneamente las personas suelen confundir este desarrollo con el Bitcoin, lo que ha hecho que la mala imagen que ha tenido esta criptomoneda se traslade parcialmente a su tecnología subyacente. 

En términos simples, el Blockchain es un registro público de transacciones que se lleva a cabo a través de una red de computadores y que no requiere el respaldo de ninguna autoridad central. Así las cosas, gracias al uso de algoritmos criptográficos es posible obtener un esquema transaccional sin intermediarios. En otras palabras, Blockchain es una tecnología “sin confianza”, lo que implica que por primera vez en la historia las transacciones de intercambio de valor pueden ser verificadas, monitoreadas y aseguradas sin la presencia de una institución central, haciendo más eficientes las transferencias de títulos y la verificación de propiedad. 

Como resulta natural, en un primer momento se pensó que las entidades financieras desaparecerían con la introducción de la tecnología Blockchain, sin embargo, esta concepción ha cambiado radicalmente. El reconocido interés de la banca por innovar constantemente y mantenerse al día con los avances tecnológicos ha permitido comprender que esta tecnología, en lugar de ser una competencia, puede ser un aliado estratégico en la medida en que transforma la forma en la que se ofrecen productos y servicios. De acuerdo con un reporte del Banco Santander, la implementación de la tecnología Blockchain por parte de las entidades bancarias les permitiría reducir sus costos operativos entre US$15 y US$20 billones al año hasta el 2022 a través de mejoras tanto en los procesos operativos como en las interfaces, así como en la calidad y en las formas de interacción con el cliente. 

Y es que el Blockchain ha llegado para quedarse, de ahí la necesidad no solo de comprender su funcionamiento sino de hacerle frente a los grandes retos y desafíos que esta tecnología trae consigo. Sin lugar a dudas, la adopción de dicha tecnología en el sector financiero requiere seguir avanzando en materia tecnológica, regulatoria y operativa, retos que, por supuesto, no son de poca monta. Adoptar la tecnología Blockchain requiere una alta potencia computacional, lo que implica a su vez mayores niveles de consumo energético y supone un reto importante para las entidades. A esto se suma el diseño de sofisticados planes de transformación tecnológica al interior de los bancos, así como los desarrollos necesarios para garantizar la interoperabilidad entre los sistemas de información de cada entidad. 

En cuanto a los desafíos en materia regulatoria, estos lucen aún más complejos. En primer lugar, la inexistencia de un marco normativo y regulatorio común a nivel global genera incertidumbre sobre la jurisdicción aplicable a los distintos sistemas de información. En segunda instancia, la regulación debe transformarse dependiendo del servicio o producto específico que se ofrezca o sustituya con esta tecnología, lo que supone un reto no menor para los reguladores en la medida en que esto requiere, prácticamente, una regulación a la medida para cada tema que involucre la implementación de la tecnología Blockchain. 

Resolver estos y otros aspectos resulta fundamental para que el Blockchain pueda convertirse en un aliado no solo de la banca sino del resto de sectores económicos. Lograr una aceptación y adopción generalizada de esta tecnología, que por cierto tiene un gran potencial para transformar y hacer más eficiente la forma en la que hoy se hacen transacciones, requiere de un trabajo mancomunado entre entidades bancarias, empresas, reguladores, supervisores y demás autoridades competentes. Solo así, una vez superadas estas barreras, se podrán potenciar las enormes ventajas de esta tecnología.