Analistas

El reporte del Fondo Monetario

GUARDAR

El directorio del Fondo Monetario Internacional concluyó en estos días su consulta sobre la economía colombiana. Sostiene que aunque la economía recibió un choque adverso muy significativo en sus términos de intercambio originado en la baja de los precios internacionales del petróleo, la tasa de crecimiento anual del Producto Interno Bruto (PIB) de 3,1% en 2015 fue uno de los mayores entre los países de América Latina. Con todo, señala que en 2016, la economía continuará desacelerándose y estima que la tasa de crecimiento anual del PIB será de 2,5%. 

En cuanto a la inflación destaca que esta se ha visto exacerbada por la incidencia del fenómeno de El Niño sobre los precios de los alimentos y el traspaso de la mayor devaluación de la tasa de cambio sobre los precios de los productos importables. Estima que el incremento anual del índice de precios al consumidor ascenderá este año a 5,6%. En lo que hace a la balanza de pagos proyecta que el déficit en la cuenta corriente pasará de 6,5% con relación al PIB en 2015 a 6% en el año en curso, y argumenta que aunque la depreciación de la tasa de cambio ha sido significativa, las exportaciones menores no han respondido adecuadamente a dicho estímulo en razón del bajo crecimiento de la economía de los países vecinos que son su mayor mercado. Respecto a las finanzas públicas estima que el déficit del gobierno central será de 3% del PIB dentro del margen permitido por la regla fiscal.

Respecto a las perspectivas de mediano plazo para la economía colombiana, juzga que estas se vislumbran relativamente favorables. Proyecta que la tasa anual de crecimiento del PIB comenzará a recuperarse a partir de 2017 y alcanzará ritmos anuales de 4% hacia fines de la década, apoyada por una inversión sostenida y cercana a 27% del PIB y fundamentada en las obras de infraestructura vial de cuarta generación. El FMI pronostica una reducción continuada y gradual del déficit en la cuenta corriente de la balanza de pagos basada en la recuperación gradual de los precios del petróleo a niveles cercanos a los US$50 por barril para la segunda mitad de la década y un crecimiento de las exportaciones tanto petroleras como en las diferentes de estas.  Así mismo, en lo que hace a la inflación contempla que comenzará a corregirse desde el segundo semestre del año y prevé que aproximará a niveles anuales cercanos a 3% hacia finales de la década. También pronostica que predominará una disciplina fiscal reflejada en un déficit del sector público no financiero decreciente a partir de 2017.

En términos de los riesgos externos sobre la economía colombiana, el Fondo Monetario, menciona la eventualidad de un freno a las entradas de capital del exterior e inclusive la reversión de estos flujos de acentuarse el debilitamiento de las condiciones financieras externas y el impacto adverso que tendría un desaliento de la economía China. 

Del lado de posibles impactos favorables a la actividad económica destaca la incidencia positiva que tendría la consolidación del proceso de paz y el estímulo que este traería en la inversión. 

En cuanto a la política macroeconómica, el FMI recomienda mantener la flexibilidad de la tasa de cambio y urge la pronta implementación de la reforma fiscal estructural anunciada por el gobierno. En fin, el Fondo Monetario da un espaldarazo a la política económica colombiana y argumenta que de mantenerse esta, la economía iniciará una recuperación sostenida en todos sus indicadores a partir de 2017.
 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés