Analistas

Crecimiento y política monetaria

El gran tema económico de actualidad es el lento crecimiento económico del país y la respuesta de la autoridad monetaria al proceder a reducir la tasa de interés de intervención del Banco de la República. En cuanto hace al crecimiento del Producto Interno Bruto PIB debe resaltarse que la semana pasada el Departamento Administrativo Nacional de Estadística reportó que la tasa de crecimiento de la economía en el último trimestre del año alcanzó 1,6%, con lo cual estima que la tasa real de crecimiento de la economía en 2016 alcanzó 2%, la tasa de aumento más baja registrada desde 2009, año en el cual la actividad económica nacional se vio afectada adversamente por la crisis financiera internacional conocida como La Gran Recesión.

Al analizar el crecimiento de la economía del año pasado por ramas de la actividad productiva se encuentra que las de mayor crecimiento en 2016 fueron el sector financiero con 5%, la construcción con un 4% y la industria manufacturera con 3% anual. En cuanto a lo ocurrido en el sector financiero, el subsector de mayor crecimiento fue la intermediación financiera; respecto a la construcción, la actividad de mayor impulso fue la construcción de vivienda antes que las obras públicas; en tanto que el subsector de la industria manufacturera, el mayor aumento fue el de refinación de petróleo, atribuible casi enteramente a la puesta en marcha de la Refinería de Cartagena (Reficar).  Al otro extremo se encuentra que las ramas de actividad económica con crecimientos negativos o cercanos a cero fueron la explotación de minas y canteras, que estuvo originado por un crecimiento negativo de la producción de hidrocarburos; así como por el transporte y la agricultura que registraron tasas anuales de crecimiento ligeramente positivas, pero muy cercanas a cero.

Ante el lento crecimiento de la economía, la reacción de la Junta Directiva del Banco de la República no se hizo esperar. Esta fue la de reducir la tasa de interés de intervención del Banco en 25 puntos básicos, al pasar de 7,50% al 7,25%. En su comunicado, la Junta del Banco de la República reconoció que la baja en la tasa de interés era una respuesta a la debilidad de la actividad económica y al riesgo de una contracción excesiva en un entorno en el cual la tasa de inflación de la economía viene en descenso y con tendencia de ir hacia el tope de la banda de aumento en el índice de precios fijada en un 4% anual. La decisión de la Junta Directiva del Banco de la República inclusive sorprendió a los analistas del mercado, quienes esperaban que la etapa de reducción de las tasas se iniciaría más adelante en el año. 

En todo caso, la reducción de la tasa de interés también refleja la preocupación de las autoridades económicas por el bajo ritmo de avance de la actividad económica nacional y la restricción que tiene el Gobierno de aumentar el gasto público dado su compromiso de cumplir con la regla fiscal, por lo que se tiene que recurrir a la flexibilización de la política monetaria para estimular la demanda agregada. En fin, lo que ilustra la decisión de la Junta del Banco de la República de rebajar las tasas de interés es una gran coordinación de la autoridad monetaria con la autoridad económica y la preocupación tanto por parte del Banco como del Ministro de Hacienda por el lento crecimiento de la economía.  Todo ello aún a riesgo que se incumpla una vez más la meta de inflación de la Junta del Banco en el año en curso.