Analistas

El yoga se toma las oficinas

GUARDAR

Pilar Ibáñez

Tuve la fortuna de conocer al gran empresario colombiano, Jhon Tamayo, más conocido como Jhon T, creador de la secuencia de Yoga Atmananda con la que hoy ha certificado a más de 3.000 profesores al rededor del mundo. Hoy el yoga se toma las oficinas como una forma de hacer que los trabajadores sean más conscientes, sanos física, mental y emocionalmente y por ende más eficientes y productivos.

Atmananda nace en 1994 por la necesidad del conocimiento del “Yo”, del deseo de saber “¿quién soy?” “¿qué estoy haciendo en este planeta?”, “¿cuál es mi propósito y qué vine a aportar en este mundo?”, preguntas recurrentes en todos los seres humanos así trabajen o no en una oficina. La palabra Atmananda viene del sánscrito, significa Atma “yo” y Anada “felicidad”, que en español significa “absoluta felicidad” o “felicidad del ser”. Jhon T explica que “nadie te puede hacer feliz, ni tu padre, ni tu madre, ni el dinero, ser feliz es una decisión”.

Como era de esperarse le pregunté ¿qué beneficio trae para las personas practicar yoga en las oficinas?: la secuencia de Atmananda está diseñada para lograr que las personas sean mentalmente más saludables, ejercitando el cuerpo cinco o seis veces a la semana, con una práctica de 55 minutos que incluye posturas de yoga, respiración y meditación. Esto genera personas más eficientes, despiertas, entusiastas, saludables, al generar mayor cantidad de oxígeno en el cuerpo y en el cerebro, lo cual es un beneficio también para la empresa al no tener gastos excesivos en seguros de vida, pagos de riesgos y accidentes de trabajo. Adicionalmente, la práctica evita sentirse denso, cansado, depresivo, ataques al corazón entre otros beneficios.

La secuencia puede hacerse antes de trabajar, a la hora del almuerzo o después del trabajo, así como también en casa o antes de dormir, sólo, en familia, o acompañado de los compañeros de trabajo.

Cuando le pregunté a Jhon T sobre cómo la gente podía sacar tiempo para hacer la práctica, fue muy enfático en decir “no es que no tengamos tiempo, sino que tenemos que aprender a controlar el tiempo, lo creamos con las acciones que tomamos todos los días, así como el espacio para practicarlo. Las personas ponen muchas excusas para no hacer lo que sea en beneficio propio, a eso lo conocemos como falta de consciencia, razón por la cual se enferman mucho, si todos fueran más conscientes de la importancia de cuidar el cuerpo, la mente y las emociones tal vez el mundo sería más ameno y tranquilo para todos”.

Jhon T creó un mat de yoga especial para la secuencia de Atmananda (para los que no saben que es un mat de yoga es una colchoneta) lo interesante de esta es que está diseñada teniendo en cuenta la altura de la persona, y mediante unos dibujos en la misma muestra cómo debe ser la alineación en cada postura, para que se haga de forma perfecta y poder así cuidar el cuerpo y no generar lesiones, lo que conlleva a que mejora la postura de las personas que lo practican.

Todas las empresas deberían tener como pausa activa o momento de activación en las oficinas la práctica de yoga como una forma de tener trabajadores más sanos.

Hoy Jhon T ha abierto estudios de Atmananda en Colombia (Neutra Bienestar), NY, Miami, España Tarragona y pronto en Londres, lo que es un orgullo colombiano tener a una persona que está trabajando por el bienestar de los seres al rededor del mundo. Por experiencia propia absolutamente recomendada la práctica de yoga para las oficinas.

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés