Analistas

Claves para el Equilibrio

GUARDAR

Pilar Ibáñez

El vocablo Oreka en Euskera (lengua del País Vasco - España) significa equilibrio o balance, palabra que en un mundo tan caótico como éste resulta muy interesante. El equilibrio ayuda al manejo del estrés, lo que trae como consecuencia la productividad y eficiencia. Hoy comparto con Uds. algunas claves para lograr el equilibrio.

En un desayuno con Adriana y Alejandra, directoras de Orekalab lo que llamaría yo Laboratorio del Equilibrio, me contaron sobre cómo su plataforma ayudar a lograr el equilibrio de las personas en su vida.

La idea nace de la experiencia que se tuvo en un seminario de Tony Robbins, uno de los conferencistas y coaches más reconocidos a nivel mundial, que ha aconsejado a personalidades como Bill Clinton, Nelson Mandela, Donald Trump, Michael Jordan, y directores de IBM, American Express, Kodac, entre otros.

En la plataforma Orekalab es posible experimentar formas de transformarse a través de cursos, artículos, interacción con otros estudiantes, todo para lograr la acción; se encuentra en formato online para que todos puedan acceder a la información.

Como estamos hablando de equilibrio, van algunas claves o consejos para lograrlo, poder manejar el estrés y mejorar la productividad.

Primero, aprenda sobre inteligencia emocional: la gestión de las emociones es muy importante para mejorar la relación consigo mismo y con los demás. La falta de esta clase de inteligencia lleva a que las personas tengan altos niveles de estrés, a dormir mal y a contraer enfermedades.

Segundo, aprenda a priorizar: lograr conocer qué es lo importante en la vida, ayuda a llevar una vida sana, equilibrada y tranquila. Es por ello que para ser eficiente y productivo se debe respetar los tiempos de descanso, el tiempo en familia, y el cuidado personal. La mayoría de las personas no saben priorizar, ni siquiera diferencian qué es lo importante de lo no importante, sino que se la pasan apagando incendios, por falta de planeación y visión para la prevención. Una vez se prioriza se deben organizar las prioridades y llevar una disciplina en la ejecución de las tareas. Es decir, actuar para lograr dicho equilibrio.

Tercero, aprenda a delegar: no está solo ni tiene que hacerlo todo usted. Pretender que puede hacerlo todo y que no hay nadie que lo haga como usted, muestra dos problemáticas, la primera hay un tema de ego muy fuerte, y la segunda se llevará a sí mismo a la fatiga crónica. Aprender a delegar ayuda a que el tiempo sea manejado con calidad, soltar el control, y lograr el equilibrio.

El trabajo en equipo en una empresa, una familia o una pareja es vital para poder lograr los resultados de forma tranquila. Si no confía en las habilidades de su equipo, sea maestro y enseñe a la gente a hacer la labor de forma eficiente y equilibrada.

Y cuarto, aprenda a ser ProActivo: la proactividad es un don que requiere de voluntad y de práctica, ser proactivo significa tener la fuerza interna para no quedarse en la reacción o la queja en la que se encuentra la mayoría de la población, cuando critica todo lo que existe alrededor, pero no que hace algo para cambiarlo. Encuentre soluciones, vuélvase innovador y creativo.

Si todos practicáramos las claves del equilibrio, viviríamos en un mundo de armonía y felicidad, así que adelante.

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés