Analistas

Un nuevo libro controvertido

Charles Murray, autor y académico libertario, sostiene en un nuevo libro que la gente blanca de Estados Unidos está dividida en dos grupos separados por líneas económicas, culturales y geográficas.

En “Coming Apart: The State of White America, 1960-2010”, el Sr. Murray afirma que el supuesto convencional conservador de que los blancos de la clase trabajadora son devotos y de principios es incorrecto. De hecho, ha emergido una “nueva élite” de clase alta – orientada a la familia, que va a la iglesia, trabajadora e inteligente-, mientras que muchos residentes de vecindarios de cuello azul en edad de trabajar rutinariamente tienen hijos fuera del matrimonio, abandonan la fuerza laboral y son menos religiosos y enfocados en su familia. Consecuentemente, la nación “se está deshaciendo por las costuras”, advierte el Sr. Murray. En una crítica del libro publicada por The New York Times, el reportero político Nicholas Confessore postula que el problema, según como lo ve el Sr. Murray, “no es que los miembros de la nueva clase alta coman queso francés o voten por Barack Obama. Es que han perdido la confianza para predicar lo que practican, adoptandoen cambio un credo de ‘amabilidad ecuménica'”. En una entrevista ofrecida el 6 de febrero a la Radio Pública Nacional, el Sr. Murray postuló que una forma de cerrar esta creciente brecha es que los estadounidenses de clase media alta “abandonen su actitud no crítica y empiecen a predicar lo que practican”. Los argumentos del libro han generado un debate entre los eruditos que no necesariamente cae dentro de líneas partidistas. David Frum, un comentarista conservador que recientemente escribió una crítica en cinco partes para “Coming Apart”, sostuvo que “Murray realmente no quiere hacer nada por ese 80 por ciento de abajo, porque su condición más sólida es que el 80 por ciento de abajo merece su desagradable y cada vez peor destino”. Los críticos del Sr. Murray cuestionan sus métodos para recopilar datos y la omisión de cierto análisis económico en su libro. “Leerá sobre la holgazanería de la clase trabajadora”, escribió en su crítica el Sr. Confessore, “pero encontrará poca discusión sobre la caída de los sindicatos o el auge de una economía de servicios basada en trabajo de medio tiempo sin beneficios sociales”