Analistas

Por qué esta crisis económica no es como las otras

Muchas personas me han pedido que responda a una columna de opinión del Wall Street Journal escrita recientemente por Phil Gramm, ex senador de Texas, y Glenn Hubbard, decano de la escuela de negocios de la Universidad de Columbia, sobre la recuperación de Reagan versus la recuperación de Obama y por qué demuestra que la economía del ala derecha es mejor.

Pero ya respondí. ¿Cuándo? En febrero de 2008 – cuando gente como el Sr. Hubbard y el Sr. Gramm negaban que hubiera alguna recesión. De hecho, el Sr. Gramm declaró que lo único que teníamos era una "recesión mental" y que Estados Unidos se había convertido en una "nación de quejumbrosos" en una entrevista publicada en The Washington Times el 9 de julio de 2008.

Entonces, hace más de cuatro años pronostiqué una recuperación muy lenta. ¿Por qué? Porque recesiones como las de 1990-1991, 2001 y 2007-2009 tienen orígenes muy distintos a las recesiones como la de 1974-1975 y la doble recesión de 1979-1982. Las viejas recesiones más o menos fueron creadas deliberadamente por la Reserva Federal vía estrechez monetaria para controlar la inflación, lo que significó que hubo una recuperación en forma de V una vez que la Fed decidió que ya habíamos sufrido suficiente y aflojó las riendas. Todas las nuevas recesiones reflejaron un exceso del sector privado, lo que es más difícil de compensar.

Fíjese que aunque en ese entonces pronostiqué una recuperación lenta, ha sido aún más lenta de lo que esperaba. Pero eso no es ningún misterio; en ese punto ni yo ni nadie sabíamos qué tanto se había excedido el sector privado, además de que no esperaba la inusitada austeridad fiscal que ha sido tanto lastre para la recuperación dado el hecho de que estamos en una trampa de liquidez.

Y sí, es frustrante que la crisis económica esté redundando en beneficio político de gente que se ha equivocado en absolutamente todo, mientras que gente como yo tal vez no acertamos en todo, pero hemos acumulado un historial bastante bueno durante los últimos cinco años.

Letonia y el historial de Romney
No es una conexión que esperaríamos que alguien hiciera. Pero hay algo ahí.
Verá, ha habido cierta ida y vuelta respecto al historial de creación de empleo de Mitt Romney como gobernador de Massachusetts. La verdad es que los gobernadores no tienen mucho impacto en estas cosas, pero si de algo vale, la creación de empleo en Massachusetts fue pésima. La respuesta de la campaña del Sr. Romney ha sido citar la baja tasa de desempleo del estado cuando dejó el cargo; la respuesta a esta respuesta es que se debió a que la gente se fue del estado.
Ahora bien, la movilidad laboral no tiene nada de malo, pero reducir el desempleo haciendo que la gente se mude a otra parte no es exactamente una receta para la recuperación nacional.

Lo que nos lleva a Letonia, donde el desempleo, aunque todavía muy alto, ha caído. Pero esto tiene mucho que ver con una enorme caída en la fuerza laboral, motivada en gran parte por la emigración. Vea la gráfica, elaborada con datos de Eurostat.
Otra vez, la movilidad laboral no tiene nada de malo – pero si Letonia supuestamente debe ser un modelo a seguir, en cierta forma hacer que toda Europa se mude a otra parte de Europa como que no parece una propuesta sostenible.