Analistas

No cuente con el crecimiento mágico

New York Times

Mi propósito es principalmente explicar por qué dicha cifra no es plausible; no es imposible, pero no es algo que deba ser el pronóstico central de alguien.

Los rendimientos afirmados por la “Trump-economía” se acercan a las tasas de crecimiento más elevadas que Estados Unidos haya visto bajo cualquier gobierno moderno. El producto interno bruto (PIB) real creció 3;4% anualmente con el presidente Ronald Reagan; creció 3,7% anualmente con el presidente Bill Clinton (Silencio, no le diga a los conservadores). Pero hay razones fundamentales para creer que dicho crecimiento es improbable que suceda ahora.

Primero, la demografía: Reagan asumió la presidencia mientras los baby boomers (y las mujeres) seguían entrando a la fuerza laboral. En estos días, los baby boomers se están retirando. Vea la información de la ONU en esta página que muestra la tasa de crecimiento a cinco años de la población de entre 20 y 64 años, una aproximación bruta de los estadounidenses con mayor probabilidad de buscar trabajo.

Solo basándonos en la demografía, entonces, esperaríamos que el crecimiento fuera de alrededor de un punto porcentual por debajo del registrado con Reagan.

Además, mientras que el presidente Trump de hecho no heredó un embrollo, Reagan y Clinton sí lo hicieron; en el sentido estricto de que ambos presidentes llegaron al mando en medio de economías deprimidas, con una tasa de desempleo por arriba de 7%.

Esto significa que había mucho espacio para la recuperación cuando la economía regresó al pleno empleo. Un cálculo aproximado: 2 puntos de exceso de desempleo se traducen en un déficit de producción del 4% según la Ley de Okun, lo que significa 0,5 puntos porcentuales de crecimiento extra durante un periodo de ocho años.

Entonces, incluso si alguien da crédito (equivocadamente) a las políticas de Reagan por la recuperación del ciclo empresarial después de 1982, y si cree (equivocadamente) que la “Trump-economía” va a hacer cosas maravillosas con incentivos a la Reagan, de todas formas debería estar esperando un crecimiento de 2%, o menos.

Ahora, tal vez pase algo increíble: que los autos de conducción autónoma o los autos voladores pudieran transformar todo, o lo que sea. Pero usted no debería contar con eso.

((Lea también Las lecciones de la caída de Roma para la política estadounidense))