Analistas

Ni la miseria ni los sermones de moralidad ayudan la pobreza

La mayoría de los comentarios son versiones condensadas de textos más largos.David Brooks parece pensar que, sin importar lo terrible que sea su situación, uno debe comportarse educadamente y estar contento para que aquellos más afortunados puedan seguir viviendo bien. Pero eso nunca va a pasar.

Como ciudadano que ha sido asaltado, herido por un disparo, y víctima de carteristas, puedo decir que si la gente no tiene medios para sobrevivir, va a encontrar cómo hacerlo. Como ejemplo extremo, basta con mirar a los jóvenes emprendedores de Somalia que han descubierto que secuestrar barcos y pedir rescate por la gente es mucho mejor que vivir una miseria digna.Después de todo, no soy progresista porque intente competir con la Madre Teresa. Se llama “instinto de conservación progresista” – algo que el Sr. Brooks y compañía parecen tener dificultad para entender.- Vanine, CaliforniaSugerir que la gente debería intentar adquirir ciertos rasgos de personalidad para mejorar las oportunidades de su vida podría ser útil. Pero decir que alguien perdió su trabajo simplemente por perezoso o violento – o por tener una familia así – no ayuda en nada. A menos (o hasta) que el Sr. Brooks haya vivido en la pobreza y se haya superado con trabajo para ascender a la clase media, debería abstenerse de escribir columnas de moral.- Mark, MichiganSi la gente realmente siempre hiciera lo que “más le conviene a largo plazo”, los republicanos sólo recibirían 1 por ciento de los votos.- Jake, VirginiaTristemente, el Sr. Brooks sólo quiere culpar a las víctimas por su pobreza. De esa forma puede evitar analizar seriamente la creciente desigualdad económica en Estados Unidos como raíz de esos problemas.- Dick, MontanaEsto sólo tiene que ver con el daño colateral de que Estados Unidos patrocine a sus bancos “demasiado grandes como para que fallen” y al rico estilo de vida del uno por ciento del país – que también cree que es demasiado grande como para fallar.Estos individuos e instituciones se han asegurado de que las leyes fueran escritas para su beneficio.- R. Law, Florida