Analistas

En Estados Unidos, una economía insegura necesita una red de seguridad más fuerte

Viendo la lista de artículos “más enviados por correo electrónico” del The New York Times, pienso que podemos concluir con certeza que los lectores están sufriendo desgaste postelectoral; lo único que parecen querer leer es sobre comida.

¡Cosa que no tiene nada de malo!

Pero quería compartir algunas reflexiones provocadas por una columna publicada recientemente en el New York Times por Ross Douthat, donde deja en claro un muy buen punto _ principalmente, que la coalición ganadora del presidente Obama no consistió mayoritariamente de liberales progresistas que escuchan la Radio Pública Nacional y que son culturalmente aventureros. En cambio, las cifras más grandes vinieron de grupos “unificados por el temor económico”, como lo puso el Sr. Douthat.

Efectivamente: las mujeres solteras, los hispanos y los afro-estadounidenses están a favor de un Estado benefactor más fuerte porque estos grupos pueden requerir la seguridad que dicho Estado benefactor puede proporcionar.

En donde discrepo con el Sr. Douthat es en su sugerencia de que (a) la creciente inseguridad refleja “desintegración social” y que (b) recurrir al Estado benefactor es un callejón sin salida.

La verdad es que aunque las mujeres solteras y los miembros de los grupos minoritarios son más inseguros en cualquier momento del tiempo que los blancos casados, la inseguridad está creciendo entre todos, motivada por cambios en la economía.

La estructura industrial de Estados Unidos probablemente es menos estable de lo que solía ser _ no se puede contar en la sobrevivencia de las grandes corporaciones, y ni hablar de que retengan su dominio, durante el transcurso de toda una vida de trabajo. Y los avíos tradicionales de un buen trabajo _ un plan de jubilación con beneficios definidos, un buen plan de seguro médico han estado desapareciendo en todas partes.

Cada vez que lea un artículo de alguien que ensalza el dinamismo de la economía moderna, las virtudes de la toma de riesgos y que declara que todo mundo tiene que estar preparado para tener múltiples trabajos en su vida y que nunca puede dejar de aprender, etc., recuerde que es un retrato de una economía sin estabilidad, sin garantías de que el trabajo duro proveerá un medio de vida consistente y la constante posibilidad de que lo hagan a un lado simplemente porque resulta que está en el lugar equivocado en el momento equivocado.

Y no hay nada que la gente pueda hacer en su vida personal ni comportamiento que pueda cambiar esto.

Su iglesia y su matrimonio tradicional no garantizará el valor de su plan de jubilación 401(k) ni volverá accesible un seguro médico en el mercado individual.

Entonces, esta es la cuestión: ¿no es este exactamente el tipo de economía que debería tener un Estado benefactor fuerte?

¿No es mucho mejor tener seguro médico garantizado y una pensión básica de Seguridad Social en lugar de simplemente anhelar una red de seguridad corporativa que ya no existe?

¿Incluso no podríamos sostener que un poco de seguridad económica básica haría funcionar mejor nuestra dinámica economía reduciendo el factor miedo?

Ahora, nada de esto hará volver las costumbres tradicionales _ pero eso realmente es otra cuestión.

En Suecia, más de la mitad de los niños nace fuera del matrimonio, pero no parecen sufrir mucho como resultado de esto, tal vez porque el Estado benefactor es muy fuerte. Tal vez también tomemos ese camino. ¿Y?

De cualquier forma, el Sr. Douthat tiene razón al señalar que la coalición de Obama en gran parte es una respuesta al miedo en lugar de (o además de) a la esperanza. Pero eso está bien.