Analistas

Cómo fue que todo le salió mal a Chipre

En este punto la situación en Chipre es bastante clara – y la claridad no trae consuelo. De hecho, se ve como si Chipre se las hubiera ingeniado para combinar en un mismo lugar todo lo que ha salido mal en otras partes.

 

1. Banca descontrolada. Chipre tiene un enorme sistema bancario – los activos son aproximadamente ocho veces más grandes que el producto interno bruto (PIB) –, basado en un modelo de atraer dinero del exterior con altas tasas de interés y buenas oportunidades para evitar/evadir impuestos.
 
He hecho algunas averiguaciones y aclarado algo que me intrigaba. Oficialmente, sólo aproximadamente 40% de los depósitos en bancos chipriotas son de no residentes, lo que implicaría que depósitos de residentes de casi 500% del PIB, lo que es una locura.
 
Pero la respuesta es que no creo que la palabra “residente” signifique lo que la mayoría de la gente cree. Parte del dinero es de expatriados adinerados que viven en Chipre; la mayoría viene de gente rica que tiene estatus de residencia sin, ya sabe, sin realmente vivir ahí. Así que deberíamos pensar que los depósitos chipriotas vienen principalmente de gente no chipriota atraída por ese modelo comercial.
 
Y el modelo comercial sólo funciona hasta que hay una enorme pérdida en algún lugar; puesto que los bancos chipriotas estaban invirtiendo en Grecia y en su propia burbuja de bienes raíces, la perdición era inevitable. Lo que me lleva a …
 
2. Una gran burbuja nacional de bienes raíces, del tamaño de la de España o Irlanda. Aún no está completamente desinflada, lo que significa que vendrán mucho más pérdidas. Y la combinación de la burbuja de bienes raíces y el ingreso de una banca sospechosa también  llevó a …
 
3. Masiva sobrevaluación, con los precios y costos chipriotas habiendo crecido mucho más que en el resto del área del euro.
 
¿Qué puede hacerse? Para empezar, los bancos chipriotas no pueden honrar sus deudas, que desafortunada y abrumadoramente toman forma de depósitos. Entonces, una moratoria a los depósitos es inevitable.
 
Como lo entiendo ahora, la pifia inicial fue un error conjunto de los europeos y los chipriotas. Europa no quería una resolución bancaria explícita, que entre otras cosas hubiera dado clara preferencia a los depósitos chicos asegurados; en cambio, quería este esquema fiscal esencialmente ficticio. 
 
Mientras tanto, el gobierno chipriota aún seguía bajo la ilusión de que su modelo bancario podía sobrevivir, y quería limitar el golpe que afectaba a los grandes depositantes del extranjero. De ahí la debacle del impuesto a los depósitos chicos.
 
Al final esto se reduce a lo que debió haber sido desde el principio – una quita importante a los depósitos superiores a 100.000 euros.
 
Pero incluso así la situación de ninguna forma está bajo control; sigue habiendo una burbuja inmobiliaria a punto de hacer implosión; sigue habiendo un enorme problema de competitividad (empeorado porque una industria de exportación importante, la bancaria, acaba de ir a conocer al creador), y el rescate dejará a Chipre con una deuda soberana del tamaño de la de Grecia.
 
¿Entonces qué va a pasar? Tal como lo ha señalado un número de personas, Chipre discutiblemente está mejor posicionado que Islandia para hacer lo que Islandia, porque devaluar una reintroducida moneda chipriota podría traer mucho turismo. ¿Pero los chipriotas estarán dispuestos a hacerlo?