.
Analistas 26/06/2021

Tendencias de inversiones alternativas 2020/2021

Pascal Rohner
Director de Inversiones de In On Capital

Los activos financieros que no entran en las categorías convencionales de acciones, renta fija o efectivo han sido una parte cada vez mayor de las carteras de los inversores. Las inversiones alternativas se pueden dividir en dos categorías amplias pero prácticas; activos privados y fondos de cobertura, donde en la primera categoría resalta la deuda privada que ha atraído a grandes multitudes en la última década. Sin embargo, otras cuatro tendencias de inversiones alternativas han recibido mucho interés durante 2020 y mitad de 2021, pero todas vienen con diferentes perfiles de riesgo/retorno.

En primer lugar, las criptomonedas o monedas digitales cada vez atraen más inversores nuevos y pequeños. Al igual que las monedas Fiat, cumplen las tres funciones principales del dinero. Primero, son un medio de intercambio ya que los agentes económicos los utilizan para comprar y vender bienes y servicios. En segundo lugar, son una medida acordada para establecer precios, por lo que son un estándar de valor, aunque esto puede diferir de una cripto a otra. La tercera función también es variable dependiendo de la criptografía, pero pueden usarse para transferir poder adquisitivo del presente al futuro, actuando como un depósito de valor, del cual se pueden derivar tasas de interés. La diferencia con otras monedas es que estas son independientes de cualquier influencia gubernamental o del banco central.

Además, son altamente fungibles y la mayoría de las transacciones se pueden realizar de forma anónima. Esto ha atraído a personas y empresas con baja reputación a pagar por sus actividades nefastas sin preocuparse por los reguladores o la aplicación de la ley.

Las principales criptomonedas de las que la mayoría de los inversores han oído hablar son Bitcoin, Ethereum, Ripple y Cardano, aunque hay miles de ellas. Sin embargo, se ha observado que las criptomonedas extremadamente volátiles; y no se consideraría extraño observar una variación diaria de 5% o más. Las tendencias para 2021 son que es probable que se sigan observando las fluctuaciones. En un ejemplo más extremo, Bitcoin ha tenido una volatilidad anualizada en los últimos tres meses de 99%.

Por otra parte, los tokens no fungibles (NFT) son un vehículo de inversión muy reciente. Estos tokens se utilizan para representar la propiedad de un artículo específico, ya sea tangible o no. Se puede pensar en él como un acto de propiedad digital, donde es único, y se puede acceder públicamente a su validez para verificar su autenticidad. Esto se debe a que las NFT se almacenan en cadenas de bloques, bases de datos difícilmente hackeable y, por lo tanto, son muy seguras.

Además, a pesar del acceso público a los datos, las NFT no se pueden modificar ni copiar, lo que constituye la prueba óptima de propiedad. Este activo ha disfrutado de un impulso extremo y se estima que se han invertido US$2.000 millones en NFT en el primer trimestre de 2021. La inversión habitual de NFT se realiza en arte o coleccionables, pero se ha utilizado en juegos, regalías y patentes. Por lo general, estos activos se han comparado con el arte, porque hay algunas piezas extremadamente valiosas, pero también una cantidad significativa de piezas inútiles. Esto genera un aumento en el riesgo, ya que es un desafío valorar las NFT correctamente y, por lo tanto, evaluar adecuadamente el riesgo/retorno de la inversión.

Últimamente, se ha prestado bastante atención a los préstamos entre pares, donde individuos o instituciones prestan a otros individuos o instituciones a través de la intermediación de una empresa especializada, una tendencia de inversión alternativa bastante nueva. El dinero que proviene de los prestamistas se coloca en un fondo común indiscriminado y luego se asigna a un prestatario. Los préstamos se pueden ofrecer para cualquier finalidad: negocios, uso personal, etc. Hay varias plataformas a disposición de los inversores. Los prestatarios utilizan estas plataformas como alternativas a los proveedores de préstamos tradicionales como los bancos; generalmente conduce a un aumento del riesgo, del cual se derivan tasas de interés más altas.

Así mismo, en la búsqueda constante de mayores rendimientos y protecciones más sólidas, muchos inversores prefieren confiar y asignar su dinero a fondos de deuda privada, que han demostrado ser la mejor alternativa a las clases de activos tradicionales. Gracias a sus modelos no burocráticos y su rápida capacidad para desplegar efectivo, los gestores de fondos de deuda privada pueden asegurar altas tasas de interés de pequeñas y medianas empresas que se quedan sin fuente de financiación, exigiendo siempre altas garantías y de calidad que puedan respaldar la financiación, la debida diligencia es extremadamente importante en este tipo de estructuras.

El propósito de contar con profesionales que lleven los procesos de investigación y análisis es la certeza de una inversión óptimamente asignada en cuanto a riesgos, fortaleciendo así las tendencias de inversión alternativa. Centrándose en estrategias de préstamos senior directos garantizados de corta duración, como factoring, préstamos puente y otras oportunidades crediticias, los administradores de fondos de deuda privada tienen como objetivo un rendimiento anual que oscila entre 8 y 10%, al tiempo que mitigan el riesgo de iliquidez pues los inversores ganan la prima de iliquidez sin sacrificar la liquidez.

Como regla general, siempre hay varias tendencias de inversión para la asignación de capital que atraen a los agentes económicos. Sin embargo, estas tendencias para este año se pueden sintetizar en unas que ofrecen altos retornos con riesgos controlados y otras más riesgosas e inciertas como las criptomonedas.x