Analistas

Violencia con armas en EE.UU.

GUARDAR

En el año 2017 ocurrieron varias tragedias ocasionadas por armas de fuego en territorio norteamericano. El 13 de noviembre de 2017, en una zona cercana a San Francisco (California), murieron cuatro personas y un niño resultó herido. Apenas el 5 de noviembre, en una iglesia de Texas, hubo otras 26 víctimas. El primero de octubre en Las Vegas sucedió el tiroteo con más víctimas ocasionadas por un individuo en la historia de Estados Unidos: 58 fallecidos y al menos 400 heridos. En total, para 2017 hubo 1.719 muertes causadas por el llamado “Gun Violence”.

De cada diez personas, cuatro poseen armas de fuego en sus hogares; argumentan que las mantienen por razones de seguridad personal. Tras la masacre del 14 de febrero en Parkland (Florida), nos preguntamos: ¿llegó la hora de ponerle punto final al debate del porte de armas en Estados Unidos?

La segunda enmienda de la constitución estadounidense otorga a los particulares el derecho a llevar un arma. En el caso “District of Columbia vs. Heller” del año 2008, la Corte Suprema de Justicia ratificó este derecho de las personas a poseer un arma de fuego en su hogar por razones como la legítima defensa. Este fallo tuvo la intervención de la “National Rifle Association – NRA”, una entidad sin ánimo de lucro dedicada a proteger los derechos provenientes de la segunda enmienda. La “NRA” se posiciona como uno de los tres grupos lobistas con más influencia en Washington, bloqueando iniciativas de oposición y auspiciando la creación de políticas públicas relativas a fortalecer el derecho a cargar un arma. Sin un contrincante fuerte, la batalla parece estar perdida para los opositores. Cabe anotar que la reciente encuesta Gallup sobre porte de armas muestra que 46% de la población norteamericana se encuentra insatisfecha con la regulación.

En 2012, 60% de los asesinatos cometidos en Estados Unidos fueron causados por armas de fuego. Por su parte, en el Reino Unido el porcentaje fue de 10% y en Canadá de 18,2%. A todas luces, esta es una cifra alarmante. Grandes figuras del gobierno ya se han pronunciado frente a esta problemática. El presidente Donald Trump afirmó que tener un control más restrictivo sobre el porte de armas de fuego sería peor. Según este mandatario, con base en el derecho de cargar un arma, un ciudadano puede neutralizar al que trata de ejecutar una masacre. Chris Murphy, senador demócrata, afirmó que la débil regulación en este asunto permite que personas peligrosas puedan tener armas de fuego, con lo cual las tragedias serían aún más inevitables.

De esta manera, el camino es cada vez más difícil para quienes apoyan una regulación más estricta del control de armas de fuego. No obstante, con el apoyo de Trump y grupos como la “NRA” a los derechos encaminados a proteger el porte de armas, quienes luchan por obtener unas normas más severas frente a esta regulación, parecen tener el camino ‘cuesta arriba’.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés